Nacionales | intoxicación | MetroGAS | Monóxido de carbono

Cómo prevenir la intoxicación por monóxido de carbono

Anualmente unas 200 personas fallecen producto de una intoxicación por CO, inconveniente que es 100% evitable. Desde MetroGas brindan recomendaciones.

Tras los crecientes casos de intoxicación por monóxido de carbono (CO) que se dan en el invierno, la distribuidora MetroGAS emitió una serie de recomendaciones para los usuarios en pos de su bienestar. Se estima que anualmente en nuestro país unas 200 personas pierden la vida en incidentes de este tipo, que son 100% evitables.

“Durante el contexto de aislamiento, no solo el aire se vuelve más viciado, lo cual aumenta las probabilidades de contagio, sino que también aumenta el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono por el tiempo de exposición en espacios cerrados o mal ventilados”, explica la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC.

En pos de extremar las precauciones en esta cuarentena, donde las personas permanecen más tiempo del habitual en sus casas con todo cerrado, los especialistas de MetroGAS recomiendan extremar los cuidados y seguir todas las indicaciones para evitar la intoxicación por CO. En este sentido, remarcan que “la revisión anual de los artefactos, efectuada por un gasista matriculado, puede prevenir el ciento por ciento de los casos”.

“El monóxido de carbono se origina cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente para la correcta combustión de elementos tales como carbón, madera, querosén, alcohol o gas natural, los cuales son materiales combustibles ricos en carbono y que necesitan oxígeno suficiente para quemarse adecuadamente”, explica al respecto Alejandro Di Lázzaro, gerente de Relaciones Institucionales de MetroGAS.

Es por ello que la mayor parte de los casos de intoxicación por CO se dan por el uso inadecuado de braseros, por quemadores de gas con la entrada de aire primario reducida, debido a la acumulación de hollín u otro material en el quemador o conducto de venteo o por la insuficiente ventilación del ambiente.

El mayor de los problemas de monóxido de carbono, más allá de su carácter venenoso, es que no se puede detectar por ningún sentido: no se huele ni se siente, como tampoco se puede apreciar a simple vista ni por irritación de los ojos ni de la nariz, por lo que se lo llama el “asesino silencioso”. Otro de sus nombres es el “Gran Simulador”, ya que implica síntomas como la gastroenteritis y distintas afecciones cardíacas o neurológicas, lo que puede confundir el cuadro a la hora del diagnóstico y correcto tratamiento médico.

“Cuando hay una cantidad excesiva de este gas en el aire que respiramos, el organismo reemplaza el oxígeno en glóbulos rojos por monóxido de carbono, evitando que el primero llegue a los tejidos y órganos. Si la concentración de CO en sangre es demasiado elevada, se produce una intoxicación que puede causar enfermedades respiratorias, cardiovasculares e incluso la muerte”, explica la Dra. Valeria El Haj.

“Ante la sospecha de intoxicación por monóxido de carbono, se debe retirar a la persona afectada del ambiente contaminado a un lugar donde pueda respirar aire limpio y fresco, y llamar a la ambulancia de inmediato. Si es posible, abrir puertas y ventanas, así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono. Si el paciente está inconsciente hacerle masaje cardíaco y respiración boca a boca hasta que llegue el auxilio”, detallan los especialistas médicos.

Para evitar este peligro de intoxicación por CO, los especialistas de MetroGAS recomiendan:

  • Asegurarse de que el color de la llama que emite el artefacto a gas sea uniforme y de color azul. Si su tonalidad es anaranjada, indica que funciona en forma defectuosa
  • Hacer revisar periódicamente las instalaciones por un gasista matriculado en la zona de distribución
  • Ventilar de forma permanente los ambientes (a través de rejillas compensadoras reglamentarias)
  • Utilizar fuentes de calor de tiro balanceado. En estas la combustión se genera en una cámara estanca (cerrada), es decir, que toma el aire del exterior y libera los gases de combustión afuera, de manera tal que evita la disminución del oxígeno ambiental

Dejá tu comentario