Provinciales |

Escándalo: médicos truchos brasileños atendían en el hospital de Cañuelas

Uno cobraba 170 mil pesos y nunca se había recibido. Hay denuncias de pacientes que fueron mal atendidos.

El Hospital municipal Marzetti de Cañuelas quedó envuelto en un escándalo luego de que se descubriera que atendían en ese centro de salud dos falsos médicos que habían robado la identidad a dos profesionales brasileños y otros cuatro que no tenían al día su matrícula habilitante. Todos los investigados son de nacionalidad brasileña.

Según publicó el medio local InfoCañuelas, el comienzo de la denuncia surgió con Felipe Nori, un supuesto médico que durante nueve meses habría tomado el nombre de un profesional brasileño con el que había estudiado. Así, se hacía pasar por Joao Peixoto Dos Santos Neto.

En abril, cuando surgieron las sospechas, Nori dejó de ir al hospital. Y se radicó en la Fiscalía Nº 1 de Cañuelas una denuncia penal por identificación falsa, estafa, falsificación de documento público, ejercicio ilegal de la medicina y usurpación de títulos y honores.

Luego llegó a la Justicia otro caso. El de una mujer llamada Thais Soares, que había atendido en el hospital bajo la identidad de Sonia Banhuki Galvao.

Además, la concejal de Cambiemos Elisabeth Romero sostuvo que Nori falsificó todo su legajo y hasta falsificó una partida de matrimonio para poder tener licencia. El hombre, que nunca se recibió de médico, atendía en la guardia casos de todo tipo.

"Estudió algunos años y después le usurpó la identidad y el título a un compañero de facultad que sí se recibió", detalló la edil a Clarín. Y agregó: “Para contratar a un médico se hace una entrevista personal con documentación. La persona que se ocupaba de contratar estos médicos es imposible que no haya comprobado que la fotocopia que él presentaba no era de su cara. En el caso de Nori, él es rubio y el médico real era morocho. Era muy evidente. Y no es que truchó la fotocopia del DNI, sino que el DNI era el del verdadero médico".

Ante el escándalo, el intendente Gustavo Arrieta ordenó un sumario administrativo y suspendió el pago de haberes para los médicos hasta que todos presentaran su matrícula al día.  Y una vez que terminó la revisión de los legajos el 17 de julio, otros cuatro profesionales fueron separados por no tener la documentación correspondiente y ahora son investigados.

El caso de Nori habría “saltado” porque su sueldo era de 170 mil pesos, una suma superior al resto del plantel. Los otros supuestos médicos separados también son brasileños.

Por el momento se conocieron dos casos de víctimas de la estafa. Una mujer aseguró que su marido fue atendido por Nori en la guardia y que subestimó su cuadro, y luego sufrió un preinfarto. En tanto, un empleado municipal que asistió con un fuerte dolor solo recibió la indicación de tomar ibuprofeno, y luego fue operado de urgencia en Monte Grande.

Dejá tu comentario