Preso en Ezeiza

Cómo sigue el caso de Rodrigo Eguillor tras el rechazo de un pedido de excarcelación

Está acusado de abuso sexual con acceso carnal y privación ilegítima de la libertad. Se encuentra alojado en el penal de Ezeiza, en el mismo pabellón que el músico Pity Álvarez.
miércoles, 10 de julio de 2019 · 09:09

Por segunda vez, la Justicia determinó que Rodrigo Eguillor, el joven encarcelado acusado de abuso sexual con acceso carnal y privación ilegítima de la libertad, siga preso ya que existe "peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación". La sentencia fue dictaminada por el fiscal Oscar Ciruzzi, quien se encuentra a cargo de la Fiscalía General Nº 10 ante el TOC Nº 10.

Se encuentra detenido desde diciembre pasado por orden del juez Carlos Buniard y ya le habían negado entonces la excarcelación, siendo que la causa fue elevada a juicio oral y ahora sólo falta que se fije la fecha de inicio del debate.

Dentro de los argumentos para negarle la libertad se encuentra el hecho de que fue hallado en el Aeropuerto de Ezeiza intentando salir del país horas después de que estallase la polémica por la viralización de un video donde se veía a una joven de 22 años intentando saltar de una terraza argumentando que Eguillor la tenía presa y que había abusado de ella.

En este sentido, el fiscal añadió que debe tenerse en cuenta el "comportamiento elusivo" que demostró el acusado durante la investigación. También destacó el “dudoso arraigo” y el hostigamiento a la víctima por las redes sociales.  Además, se agregó que registra una condena ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 9 y que tiene una causa abierta en el Juzgado Federal de Morón.

El joven se encontraba en el penal de Marcos Paz pero fue trasladado a Ezeiza “por problemas de conducta”. Fue alojado en un principio en el Módulo 1 junto a Jorge Mangeri pero fue trasladado tras una nueva evaluación al Hospital Penitenciario donde se encuentra el músico Pity Álvarez.

De acuerdo a lo trascendido, Eguillor “no encajaba” con el resto de los detenidos, se pasaba el día encerrado y casi no interactuaba con sus compañeros. Además, habría comenzado a tener “actitudes conflictivas”, no tenía en cuenta los códigos de convivencia, se comía la comida de otros internos y hacía uso y abuso de sus pertenencias, entre otras cosas.

Comentarios