Justicia

Demuestran que el hombre atrapado por el "reconocimiento facial" en el subte no tenía nada que ver con el crimen

Quedó sobreseído “con la expresa mención de que la imputación formulada no afecta el buen nombre y honor del que gozare”.
miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 14:03

A fines de agosto, un hombre fue detenido gracias al reconocimiento facial del sistema Telegram tras saludar a una cámara instalada en la Estación Bolivar de la línea “E” de subterráneos. Se lo acusaba de ser cómplice,  hace cinco años, del asesinato de un joven a la salida de un boliche bailable llamado Tabasco en el barrio porteño de Flores.

El joven, identificado como Jonathan Oscar Ezequiel Peralta, de 33 años, estaba acompañado de una mujer cuando fue detenido por los agentes de seguridad tras un reconocimiento de “nivel de confianza” del 81%. No obstante, esta semana fue sobreseído de la causa tras demostrarse que “no tenía nada que ver” con los hechos, según confirmó su abogado Leandro Kabakian.

La noche del 19 de enero del 2014, Darío Agustín Camperos le disparó por la espalda a Francisco Emilio Norberto. Tanto Peralta como Miguel Álzogaray fueron detenidos por cómplices, siendo que Peralta quedó acusado como coautor del homicidio en junio de 2019 con prisión preventiva tras varias ruedas de reconocimiento donde, a pesar de que varios testigos aseguraron que no se encontraba en el lugar, otros confirmaron su presencia.

“Con posterioridad, luego de recibirle declaración indagatoria a Darío Agustín Camperos, el día 29 de agosto de este año, se resolvió revocar la prisión preventiva de Jonathan Oscar Ezequiel Peralta y se dispuso su inmediata libertad, con la carga de comparecer cada diez días”, explica la resolución final que lo declara inocente.

En este sentido, desde la Justicia aclaran que “si bien, como se adelantara, en un primer momento se procesó al encartado como coautor del delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas) y dicho decisorio fue, oportunamente, confirmado por el Superior, lo cierto es que, a raíz de las nuevas y contundentes probanzas recolectadas, se determinó que Jonathan Oscar Ezequiel Peralta no participó del evento. Es decir, se comprobó que, en realidad, Darío Agustín Camperos junto con otros sujetos de sexo masculino fueron quienes provocaron la muerte a Francisco Emilio Norberto”.

Además, detallaron que el joven había sido indicado como el autor de los hechos por la vestimenta que llevaba en una filmación que fue utilizada como prueba del crimen ya que “dos de los testigos lo habían reconocido como uno de los que se encontraba en el evento”. No obstante,  “mediante la profundización de la investigación, se estableció que, en rigor de verdad, aquél sujeto no era el nombrado Peralta sino Darío Agustín Camperos”, aseguran.

Tras estos hechos, Camperos quedó detenido con prisión preventiva y un embargo 2 millones de pesos, siendo que Peralta quedó sobreseído “con la expresa mención de que la imputación formulada no afecta el buen nombre y honor del que gozare”.

Comentarios