Provinciales- Salud

Disminuyó el número de embarazadas que mueren en el parto

Las mejoras fueron informadas por el Ministerio de Salud Bonaerense que asegura que se redujo el caso de muertes entre mujeres embarazadas con respecto al 2010. Los fallecimientos pasaron de ser 3 a 2,7 por cada 10.000 nacimientos.
martes, 28 de octubre de 2014 · 00:00

Cada año, millones de mujeres traen al mundo una gran cantidad de niños. Las encargadas de esta tarea pasan horas para dar vida a otro ser, con todos los riesgos que esto implica. Los especialistas del ámbito de la medicina se focalizan en que el contexto para que "dar a luz” sea lo más saludable posible, con el fin de disminuir los peligros que conlleva. La provincia de Buenos Aires estudió dichos preceptos y llevó a cabo una serie de mejoras de reacondicionamiento, gestión y equipamiento hospitalario. Tras este trabajo, los referentes del Ministerio de Salud Bonaerense anunciaron orgullosos que la mortalidad materna se redujo en un 10% con respecto al año anterior. Pasó de 3 a 2,7 muertes por cada 10.000 nacimientos.

Los números fueron brindados por la Dirección de Información Sistematizada. La entidad reveló que si se toma en cuenta los cambios que surgieron desde cuatro años atrás, es decir, del 2010 en adelante, la cifra es incluso más alentadora. Indica que la disminución de fallecimientos a causa del parto se eleva hasta el 37%.

Añade que mientras en 2010 morían en el embarazo, parto o puerperio 4,3 mujeres por cada 10.000 nacidos vivos; en 2013, los decesos fueron de 2,7 por cada 10.000. El cambio drástico se dio a partir del 2011 ya que se vislumbró una caída sobresaliente en relación al año anterior. Desde ese momento, las cifras disminuyeron de forma gradual.

Los referentes del Ministerio de Salud expresaron que esto fue gracias a distintas medidas que se desarrollaron en los hospitales como: la inversión en consejería y en equipamiento hospitalario para la atención de embarazadas, el fortalecimiento del modelo de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia más la formación de promotores sanitarios para detectar embarazos de riesgo y derivarlos a hospitales o CAPS cercanos al domicilio. Además, sumaron la inscripción de las mujeres en el Sistema Informático Perinatal (SIP), donde figuran sus historias clínicas para tomar en cuenta los recaudos necesarios y tratarlas en función de ello.

Por su parte, el obstetra Guillermo Esperanza explicó que "la mortalidad se redujo porque hay mayor conciencia en cuanto al seguimiento de las embarazadas ya que este es un requisito para cobrar los planes sociales. Esto aumentó la posibilidad de que la población tenga mayor control de su salud. Por esa razón, se detecta precozmente las potenciales enfermedades y se puedan tratar”.

Este tipo de registros presenta un gran beneficio con respecto a las mujeres que no llevan a cabo estas tareas ya que permite hallar problemáticas a tiempo, "fundamentalmente asociada a algunas patologías que acompañan al embarazo y algunas patologías que se presentan por el embarazo”, subrayó el especialista.

 

En primer lugar citó un ejemplo del primer caso. "Una paciente que sufra una cardiopatía chagásica que es una enfermedad del chagas que se adquiere básicamente por la infección a través de la picadura de la vinchuca y que produce una enfermedad cardiovascular. El embarazo que es una situación que genera que el corazón de la mujer embarazada tiene un aumento en la cantidad de sangre que circula por el mismo embarazo tiende a descompensarse por la enfermedad”.

"Hay algunas patologías que se presentan por el embarazo. Por ejemplo, la gestosis hipertensiva: una enfermedad donde la paciente tiene un aumento de la presión, de la cantidad de edemas y hay algún impacto sobre el riñón. Estas pacientes se hacen controles, entonces uno puede detectar a tiempo esta enfermedad y tratarla. Las pacientes que no hacen controles, no se les descubre la enfermedad, sufre la posibilidad tener complicaciones y de la muerte”, concluyó Guillermo Esperanza.

Comentarios