PROVINCIAL - SOCIEDAD

Más de 50 casos de violencia de género por mes en la Provincia de Buenos Aires

Tras un relevamiento del Programa Provincial de Prevención y Atención de la violencia familiar y de género, se detalló que anualmente hay 2.630 atenciones por violencia de género y familiar en hospitales públicos de la Provincia, la mayoría de ellas a mujeres de entre 20 y 39 años.
martes, 25 de noviembre de 2014 · 14:39

Ante una problemática cada vez más visible y preocupados por el aumento de las cifras, desde el Programa Provincial de Prevención y Atención de la violencia familiar y de género relevaron las atenciones y casos de este tipo de problemática en los hospitales de la provincia de Buenos Aires. Los resultados fueron alarmantes: un promedio de 50 mujeres se atienden por mes en los hospitales bonaerenses, la mayoría de entre 20 y 39 años.

La violencia de género, según los especialistas, existió siempre. No obstante, durante un tiempo fue descontextualizada y mal catalogada dentro de los mismos hospitales donde según las lesiones presentadas se establecían como hematomas, quemaduras o traumatismos sin ir más allá del modo en que habían sido ocasionadas.

A partir del momento en que entró en juego la figura de la violencia de género, gracias a los testimonios y vivencias de las víctimas, se empezó a llevar a cabo un conteo de los casos. En la actualidad el número promedio por mes de víctimas de este tipo de agresión es de aproximadamente 50 mujeres.

"Este conteo comenzó a realizarse en el año 2011 y así surgió que en los últimos cuatro años se registraron 2.630 atenciones por violencia de género y familiar en hospitales públicos de la Provincia. Es decir que fueron casi 50 episodios por mes desde que comenzó a tomarse nota de estas situaciones como hechos violentos que, antes, se anotaban simplemente como lesiones”, detalló Lidia Tundidor, responsable del Programa Provincial de Prevención y Atención de la violencia familiar y de género.

A pesar de que el término violencia de género se asocia mayoritariamente a una víctima femenina y un victimario masculino, la situación inversa también existe. Según las estadísticas relevadas, el 13,1 por ciento de los casos estudiados, un total de 2.285, son varones; mientras que el 86,9 son mujeres, siendo que el 63 por ciento de estos casos sucedieron dentro del ámbito familiar.

En cuanto a la franja etaria de las víctimas, se determinó que la mayoría de los casos son padecidos por mujeres de entre 20 y 39 años. En 2010 representó el 77,1 por ciento del total mientras que este año ascendió alarmantemente al 93,6. Los casos más denunciados fueron tanto de violencia física, asentados en los centros de salud, como de violencia verbal con ataques y persecuciones psicológicas.

El relevamiento destacó, por otra parte, un descenso de la violencia sexual de los niños y jóvenes hasta 14 años. En el 2010 éstos representaban un 78,6 por ciento mientras que este año disminuyó al 42,9. No obstante, en lo que hace a dicha franja etaria, se relevó un ascenso de los ataques relacionados con violencia física tales como maltrato, golpes o crianza negligente. En el primer semestre estas modalidades llegaron al 28,6 por ciento.

En el caso de los jóvenes entre 15 y 19 años, la mayor violencia es asociada con actos verbales, con un 35,7 por ciento, siendo que es en el seno familiar en donde suelen ocurrir, en un 52,2 por ciento de los casos.

"Estos registros permiten visualizar el problema y definir acciones y políticas concretas, instalar la prevención como prioridad y actuar de acuerdo con lo establecido por las convenciones internacionales a las que adhiere la Nación y la Provincia. Y entre esas acciones, está la de capacitar a quienes reciben en los hospitales este tipo de casos, para que sepan cómo intervenir en situaciones tan sensibles, con la idea de darles un abordaje integral e intersectorial en la prevención y atención de las familias y mujeres víctimas de violencia”, destacó la representante del Programa Provincial de Prevención y Atención de la violencia familiar y de género.

Atendiendo esta problemática social, en los últimos tres años se capacitaron 16 mil personas en dicha temática, entre las cuales se encuentran miembros de los equipos de salud, promotores sanitarios y organizaciones comunitarias.

"Es importante contar con herramientas que estén al alcance de las familias, que sirvan para poner en el centro de la escena el problema, evitar la naturalización de la violencia y fortalecer a las personas en situación de violencia, dándoles a conocer sus derechos y los ámbitos donde pueden recurrir en búsqueda de ayuda y atención”, concluyó Tundidor.

Comentarios