Miércoles 15 de Agosto   17:45 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Presidente Perón

Exclusivo: un documento prueba que Labbozzetta cedió terrenos de bomberos a la 404

Está firmado ante escribano público por uno de los dueños de la empresa y por el jefe del cuartel, que también es su empleado.

Los hermanos Labbozzetta se aprovecharon de sus posiciones de poder en los Bomberos Voluntarios de Guernica para ceder terrenos de la institución a su propia empresa, la línea de colectivos 404. Desde 2016 utilizan un predio de grandes proporciones–ubicados en pleno centro de la localidad- como playa de estacionamiento para sus colectivos sin pagar ninguna renta.

El dato se desprende de un “contrato de comodato inmueble” al que accedió El Diario Sur en forma exclusiva. Lleva la firma de uno de los hermanos, Aníbal Labbozzetta, como representante de la Empresa de Transporte del Sur, y de Ariel Naso, el jefe del cuerpo activo de los bomberos, que también es empleado de la línea 404.

El documento fue acordado el 1º de septiembre de 2016 ante la escribana María Isabel Ludevid. En ese momento, los otros dos hermanos, Pablo y Martín Labbozzetta, formaban parte de la Comisión Directiva de Bomberos. Tiene vigencia por diez años, es decir hasta el 1º de septiembre de 2026.

Según pudo saber El Diario Sur, el terreno –ubicado sobre Yrigoyen y Chaco, justo enfrente de donde funciona la terminal de la empresa- habían sido cedidos por un particular a Bomberos por 100 años y lo utilizaban para capacitar a los voluntarios. La misma suerte habría corrido otro predio ubicado enfrente.

Los Labbozzetta –con el aval de los otros integrantes de la comisión directiva- habrían utilizado fondos de la institución para alambrar el predio, colocar postes de material, instalar columnas con luces, poner dos portones de ingreso, construir una garita y mejorar y nivelar el piso con tosca. Es decir, con el dinero de Bomberos construyeron el estacionamiento que necesitaban para sus colectivos, y después se lo cedieron a su empresa.

La firma de Naso llama la atención, porque su rol como jefe del cuerpo activo pasa por las cuestiones operativas de los servicios, y no por el manejo de los fondos, que es la función de la comisión directiva.

Las especulaciones en el cuartel señalan que Naso habría sido impulsado por sus empleadores para rubricar el contrario. De haber sido de otro modo, el acuerdo llevaría las firmas de dos Labbozzetta –la de Pablo como presidente de Bomberos y la de Aníbal como representante la empresa.

El insólito contrato tiene ocho puntos y la empresa no ofrece contraprestación alguna por el valioso predio que recibe por parte de la entidad. Apenas acuerda que a los terrenos se les dará el destino de “playa de estacionamiento para la guarda de micrómnibus, estando expresamente prohibido otro destino distinto”. También que “se obliga a mantener en perfectas condiciones de uso y habitabilidad” y que pagarán por la electricidad que consuman.  

El Diario Sur intentó comunicarse con Pablo Labbozzetta, pero no contestó a los llamados. Lo mismo ocurrió con el todavía jefe del cuartel, Ariel Naso. Ayer, cuando un fotógrafo de este medio se acercó hasta las playas de estacionamiento para tomar imágenes, un empleado de la 404 intentó frenarlo y evitar que hiciera su trabajo.

Fuentes del cuartel indicaron que el documento del comodato forma parte del material que analiza la Justicia, en la causa que denuncia los supuestos manejos corruptos de la comisión directiva de Bomberos. Por esa causa, dos semanas atrás hubo allanamientos en el cuartel, en la empresa y hasta en la casa de Pablo Labbozzetta.

La denuncia fue realizada por la ex integrante de comisión directiva Liliana Flores –cercana a la dirigente peronista Blanca Cantero. Flores habría sido expulsada de la comisión, y por eso decidió hacer públicos los supuestos actos de corrupción. También filtró los audios en los que Pablo se refiere a algunos bomberos como "negros cabeza".

El documento completo

Comentarios