MÚSICA

Pampa Yakuza: “La gente que nos acompaña sigue estando cerca”.

Lucho Katz, guitarrista del grupo que se presentó el viernes en el Deportivo, habla sobre la satisfacción que les produce “El placer de ser”, su último material.
jueves, 27 de noviembre de 2014 · 19:11

La banda está disfrutando al máximo a este nuevo "hijo” que dieron a luz entre todos. De octubre a esta parte, salieron a tocar por varios lugares del conurbano, y también en capital y sienten que la respuesta del otro lado es más que satisfactoria.

El viernes 28 de noviembre, vinieron para estos pagos e inundaron con sus melodías el Deportivo San Vicente.

Lucho Katz, expresa cómo es trabajar con Pampa Yakuza y nos mete en la cocina de "El placer de ser”.

-Contame un poco sobre este nuevo disco que están presentando: Es el último disco del grupo que sacamos que salió hace más o menos dos meses. Estuvimos grabando con la producción de Martín Pomares y Germán Dileber, es el 5to disco de la banda y un disco en el que uno de los denominadores comunes es el resultado que nos tiene muy contentos a todos. Los anteriores también, pero como que hay una atmósfera de satisfacción con el resultado del disco. Lo tocamos por primera vez en el Teatro Vorterix en octubre y a partir de ahí empezamos a presnetarlo por todos lados: La Plata, San Justo, Quilmes, la Fiesta Clandestina, en Rosario, ahora en San Vicente; estamos contentos, felices.

-¿Cómo sienten que recibió la gente este disco, por lo menos en lo que pudieron ver en vivo? Bien, yo creo que a los denominados ‘yakuseros’ les gustó, tiene una buena recepción.

-Y eso ¿los pone más contentos? Y la verdad que sí, porque sentimos que la gente que nos acompaña sigue estando cerca y ya nos da ganas de volver a planear el próximo disco, asique estamos en plena actividad.

-¿Qué tiene este disco que no tienen los otros? Bueno, este disco tiene un sonido menos, el año pasado se fueron del grupo dos integrantes que tocaban los caños entonces eso generó digamos un nuevo espacio, que antes lo ocupaban ellos y ahora había que volver a reformularlo. No es que nos complicó pero se dio naturalmente y eso dio lugar un poco más a las guitarras, a las voces y demás, buscándole un nuevo sonido. En sí fue todo bastante natural, quizás las composiciones también fueron un poco más personales y después se llevaron a la banda lo que generó una nueva forma de trabajar. Este disco también tuvo más presencia no de nosotros en sí, sino que más seguimiento en lo que es la producción desde nuestro lugar. El Gallego, que es el otro guitarrista y productor estuvo más ahí, cabeza a cabeza con los productores. Antes uno, al no saber o no estar a la altura de la situación dejaba más a la confianza de los productores y esta vez estuvimos más en toda la cocina. La característica de la banda, que es un poco jugar con los ritmos, lo sigue teniendo, el charango sigue, lo único que no tiene son los caños, pero a la banda no le pasó de extrañarlo algo que capaz podía llegar a pasar.

-¿Tus composiciones están empezando a ser incluidas en los discos, no? Sí ya estamos componiendo, de hecho en este disco entraron canciones que habían quedado afuera de los anteriores y cuando hicimos la rejuntada de canciones surgieron ideas y ahora nos pusimos como meta para el año que viene ya que cada uno junte todas sus intenciones para plantear los proyectos nuevos y trabajarlos en grupo para el próximo disco. Todo lo que salió de "El placer de ser” está en proceso, lo estamos tocando, promocionando y demás y por otro lado, ahora tenemos en show en Niceto, que también está encarado. La onda es ir procesando ideas nuevas, para que cuando llegue la composición como banda ya tengamos material.

-Osea que los planes para el año que viene es la promoción de este nuevo disco y a la vez ya ir trabajando en el próximo material. Exacto. La idea es seguir tocando, de hecho desde que sacamos el disco nuevo lo presentamos 8/9 veces en dos meses, que es un montón y la idea es seguir sonando y empezar a salir un poco más a las provincias y en paralelo empezar a trabajar otra vez con las canciones nuevas, para intentar sacar un disco por año o año y medio, porque es parte de nuestra esencia hacer canciones, componer, jugar, abrir un poco las posibilidades de composición, de que escribamos más. La mayoría de las canciones las escribe Hernán que es el cantante y hace un par de disco que estamos incluyendo temas mios y la idea es que empiecen a escribir otros, y es una nueva forma de composición, de generar sonidos nuevos.

-¿Cómo te sentís en el rol de compositor y cómo lo trabajás? Mi idea de tocar un instrumento nació un poco por componer, por jugar, por generar cosas. Ideas musicales siempre aporté en la banda; hace un par de años empecé a escribir por una necesidad espiritual de volcar sentimientos de la vida que tenía y después eso siguió, no se cortó y seguí escribiendo. Quizás en un momento empecé a escribir canciones y me cortaba un poco más. En el ejercicio de escribir empecé a alinear la forma de hacerlo hasta que llegué a la manera de poder volcarlos en una canción y a partir de ahí pude empezar a colaborar con canciones ya con la letra, cantadas y empezar a trabajarlas como grupo y llevar otro tipo de música a la banda. Después del cuarto disco empezamos con Yaku, que es el otro cantante, a grabar al final de cada ensayo. Primero grabábamos los coros y fue tanto que llegamos a tener 35 canciones que están empezando a entrar hace un par de discos. Eso es una satisfacción porque el resultado te hace creer que por donde vas, va; bien o mal, pero va. Después está el juzgamiento personal, que ahí es donde trato de que no aparezca el "no” y el "pero” porque sino termino encerrándome, y mi idea del arte es abrir, expresar, sacar y el trabajo de banda es ir moldeándolo a la necesidad del grupo, asique lo que sirve va y sino, no. Si vos me preguntás cómo me siento, te respondo felíz. Pampa es un espacio donde siempre se permitió decir y hacer, con responsabilidad, pero con libertad. Esa liberta también va formando el ADN del grupo y es todo el tiempo satisfacciones.

 

Comentarios