SAN VICENTE - DENUNCIA

“En el Juzgado de Paz hay CORRUPCIÓN”

Las palabras pertenecen a Marisa Savorgnani que desde hace casi 20 años pelea por la posesión legítima de un terreno de su padre. Este viernes organizará una protesta en el Juzgado.
jueves, 04 de diciembre de 2014 · 22:27

La historia es contada por la mismísima protagonista y tiene sus inicios allá lejos, en el año 1996.

El blanco de la denuncia es la actual Jueza de Paz, en su cargo desde dicho año, Julieta Ormaenchea.

"Mi papá tenía un empleado en el año 1996, osea que la corrupción viene desde hace años, y tenía un contador que para que mi viejo no fuera hasta el banco le falsificaba la firma. Mi papá, super confiado, nunca sospechó nada. Pero en un momento se va, diciendo que consiguió un laburo mejor. En diciembre de ese año llega una carta documento diciéndonos que había dos pagaré firmados: uno de 10 mil y otro de 5300 dólares y que estaba tramitando el Ejecutivo en el Juzgado de paz”, así comienza a relatar su historia esta vecina sanvicentina

"Esos temas se tratan en los tribunales ejecutivos, no ahí. Nosotros nos presentamos con mi abogado, pidiendo que no lo tramitaran en el juzgado, que no correspondía, que allí se trataban temas tales como un DNI, un servicio…y nos responden que no. A todo esto me vengo a enterar que ese Martinez es amigo de Martín Ormaenchea, hermano de la mencionada jueza”, explica Marisa y relata los actos siguientes: "yo presenté pruebas, pedí pericias caligráficas y un montón de cosas con el abogado y todo era "a lugar”. Finalmente se remata el terreno en el año 1999 en el casal de Cataluña, cosa que hoy ya no existe. Rápidamente deciden "no hay ningún comprador, se lo queda Martín Ormaenchea”. Seguimos con el juicio y trato de trasladarlo a La Plata. Allá sí me hacen pericias caligráficas y me dicen que la firma finalmente no es de mi papá, dándonos la razón. A continuación, yo presento el escrito y todos los papeles acá y me responden que ‘no les importa’”.

"Para todo esto, no hubo nunca una publicación en algún diario que anunciara el remate ni publicidad gráfica, nada”, explica respecto al momento del remate del terreno.

"Al otro día vinieron a decirme que van a tomar posesión. Ahí es cuando mando a pegar papeles, tipo panfletos en todo San Vicente y también lo hice en el edificio ubicado en 25 de Mayo N°114 donde posteriormente Esteban Armandos me hizo una denuncia penal por estar ensuciando el buen nombre y honor del juzgado. ¿Quién es ese sujeto? Un séquito de ella. Él trabajaba como Oficial de Justicia”, cuenta y no sabe si reír o llorar.

"Después me informan que en Brandsen lo estaban reviendo el tema. Y claro, iban a darle la posesión y quedaba mal que un Ormaenchea le entregue el terreno a otro Ormaenchea. Evidentemente quieren el terreno a toda costa, está bien, está bien ubicado, pero yo me cansé: escrache público”, confiesa anticipando lo que será la movilización programada para el viernes a las 10 de la mañana.

"Estuve convocando a la gente por Facebook; no sé cuántos serán y la verdad tampoco me importa. Me llegó mucha información de que la jueza maltrata, la jueza hace esto y lo otro… bueno vamos y se lo decimos en la cara, contratamos un abogado y ahí nadie aparece. Lo cierto es que yo aliento a la gente y no voy en plan de hacer estallar nada, simplemente ir y decir al todo aquel que pasa caminando ‘ésta es la jueza corrupta que se quiere quedar con terrenos ajenos’”, enfatiza Marisa Savorgnani.

"Julieta Ormaenchea está en su puesto desde el mismo año 1996 y ya es inamovible. También me enteré de que no puede haber en el Juzgado hermanos o parientes trabajando juntos y ella metió a todos. Yo siento que es una irregularidad total. Yo lo veo en esta índole y lo trasladas al país y debe ser tremendo. Trato de hacer las cosas bien; ahora hice una denuncia a la Magistratura para ver hasta dónde todos están comprados y si todos están comprados, entonces decir ‘esto es una mierda’”, explica indignadísima.

-De la intendencia ¿nunca nadie te dijo nada? No, es más yo fui y me dijeron que eso no le correspondía al Intendente, que ellos no sabían ni quién era la jueza ni cómo eran los manejos. Quienes la elegían tampoco lo sabían y es raro que si ella está hace veinte años no sepan ni quién es.

"Un viernes a la mañana viene un patrullero a mi casa y me dice que la jueza me quiere ver y le pregunté por la cédula. ‘Decile a la jueza que si me quiere ver, primero me tiene que mandar tres cédulas y yo no le tengo que responder ninguna de las tres para que vos vengas a buscarme’, le contesté. ¿Tan importante soy? ‘No voy a ir, que siga esperando y que si se cansa, se siente’. Esto fue hace dos meses atrás. Sin cédula, me meten adentro de un patrullero y no sé qué puede pasar”, revela alarmada.

Respecto a las aguas que está atravesando esta mujer, donde habría un caso de corrupción, sus amigos la previenen: "Todo el mundo me dice ‘te estás metiendo con la mafia’, bueno, ¿qué va a ser? Si nadie se mete, así estamos… si no nos cubrimos entre nosotros, entonces no nos quejemos. No voy a cortar la ruta, no me interesa complicar la vida de la gente, yo voy con bombos a decir ‘esto es corrupción señores, acá hay gente estafando, esto es un nido de caranchos”.

Comentarios

Otras Noticias