San Vicente

Héroe: un bombero de San Vicente rescató a un chico con Síndrome de Down en un incendio

Se llama Marcos Areco y trabaja en el cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires. Lograron sacar al chico, que estaba encerrado en un baño.
lunes, 23 de septiembre de 2019 · 16:56

Un bombero de la Ciudad de Buenos Aires que es vecino de San Vicente protagonizó días atrás un acto heroico: salvó a un adolescente con Síndrome de Down de morir en un incendio en su departamento. Logró rescatarlo cuando había quedado inconsciente producto del humo que copaba todos los ambientes de su casa.

La dramática secuencia ocurrió hace dos semanas y el vecino héroe se llama Marcos Areco, de 29 años. Fue en un penthouse del barrio porteño de Boedo. “Hubo un principio de incendio en la cocina y cuando llegamos estaba todo lleno de humo. Al chico lo encontramos adentro de un baño, desmayado. Por suerte revisamos, porque los vecinos nos habían dicho que no había nadie en la casa”, comentó Marcos en diálogo con El Diario Sur. Y agregó: “El chico tiene unos 14 años. Le pudimos hacer reanimaciones hasta que llegaron las ambulancias del SAME y se lo llevaron”.

El fuego se inició porque la persona que estaba a cargo del chico con Sindrome de Down había dejado la cocina encendida con ollas en el fuego y había salido a hacer compras. Por eso los vecinos asumieron que no quedaba nadie en la casa.

El rescate solo pudo ser posible por la decisión de Marcos y de su compañero Martín Uva de cumplir con el protocolo para incendios de ese tipo, que indica que los bomberos deben revisar todos los ambientes de la casa en llamas, aunque les digan que está vacía. Por ese apego a las reglas y por haberse arriesgado, fueron reconocidos por secretario de Seguridad porteño, Marcelo D´Alessandro, quien felicitó a los dos agentes personalmente.

Quién es el héroe

Marcos Areco tiene 29 años y se desempeña como bombero de la Ciudad de Buenos Aires. Es vecino de San Vicente, del barrio del Hospital y fue parte de los Bomberos Voluntarios de San Vicente desde los nueve hasta los 21 años. “Esta es mi vocación de servicio y me encanta hacerlo. Encima me pagan, así que es ideal”, sostuvo.

Marcos también contó que cada día en su vida de bombero “es distinto” y que le tocó participar en incendios de grandes proporciones y en accidentes gravísimos. “Pero vale la pena cuando podés hacer algo por el otro, como con este chico”, dijo.

 

Comentarios