SAN VICENTE - CULTURA GAUCHA

Centro Tradicionalista El Volcador: Los guardianes del Martín Fierro

Es un patrimonio cultural que queda a tan solo unos pasos y en la semana de la Tradición, vale la pena recorrer este lugar y aceptar la invitación para sumergirnos en un nuevo viejo mundo.
jueves, 13 de noviembre de 2014 · 01:09

Allí están siempre ellos, en Bernardo de Irigoyen 122. Abierto al público todos los días, el Centro Tradicionalista espera y ansía por el acercamiento de los vecinos y los curiosos.

El 11 de noviembre festejaron nada más y nada menos que 60 años de vida. Siendo uno de los más importantes centros de la provincia de Buenos Aires y contando con un quincho propio, bien al estilo gauchesco, que hoy ostenta título de Interés Cultural.

La recorrida allí es más que interesante. Escuchar hablar a quienes aman algo y lo defienden ante todo, resulta gratificante.

Félix Aguilera es hoy quien preside, asumiendo tras la muerte del histórico miembro Norberto Herrera, y sus palabras hacen reflexionar a todo aquel que lo escucha. "Qué lindo sería que la brújula imaginaria de los deseos una al tradicionalismo…” es una de sus primeras frases.

El trabajo en El Volcador tiene varias aristas, pero dos pilares fundamentales: ser un centro de contención para los chicos, y también unir a todas las instituciones para trabajar por un mismo fin: resguardar y mantener la cultura gauchesca.

Es un dato interesante y que explica un poco la grandeza de este lugar, el hecho de que sean los únicos en el distrito que cuentan con personería jurídica, lo que les da, o daba según ellos, una autoridad y también responsabilidad

Agustín Capristo recuerda cuando antes "nosotros teníamos que ir a ver si para una jineteada el campo estaba bien alambrado y todo lo correspondiente para dicha actividad y autorizarlo. Recién ahí, los organizadores iban al municipio con nuestra autorización firmada y se lo sellaban. Ahora no, no hay respeto a nada”, se lamenta este hombre que dedicó largos años de su vida a esta institución.

"En 27 años que llevo acá, tengo 16 de presidencia, en distintas etapas. Y tengo que venir porque a esto lo queremos. Ya estoy mirando lo que tenemos que hacer con Félix, y llamar a una reunión urgente porque se te va de las manos sino”, explica.

-¿Por qué se acercaron hasta acá?

Juana Paz y Alfredo Camacho: Porque nos gusta.

Carlos López: En mi caso particular, es porque tengo pasión por los caballos.

AC: Estamos todos más o menos por lo mismo, porque acá no hay sueldo ni nada, esto es todo porque te gusta.

JP: Todo a pulmón.

AC: Yo me pongo loco, reniego porque me gusta. Agarré acá cuando de los viejos fundadores que quedaban en ese momento vivos, Fernández Cabral y Silva, me vinieron a ver y me dijeron ‘vení, agarrá la comisión, quédate con nosotros’.

Félix, tiene muy en claro hacia dónde deben caminar. En su ubicación estratégica entre la Laguna de San Vicente y la Quinta 17 de Octubre, forman parte del circuito turístico sanvicentino y quieren explotar eso, para que los turistas puedan viajar, aunque sea por un par de horas, al estilo de vida que José Hernández narró en su obra máxima, Martín Fierro.

"La familia tradicionalista abarca todo el país; queremos que se una para que prevalezcan nuestros arraigos”, explica con total simpleza.

Algunos de los carruajes estarán expuestos durante esta semana en el playón de la municipalidad, junto con otros utensilios de la época. Y el 22 y 23 de noviembre se desarrollarán una gran cantidad de actividades en nuestra localidad que contará por supuesto, con la agradable participación de este Centro.

A estas tierras, en las viejas épocas, venían de localidades cercanas y no tanto a participar de los bailes o las carreras de sortija. Recuerdan con nostalgia que el paso del tiempo está apagando esta costumbre.

"Hemos estado en desfiles con más de 120 representantes sólo de El Volcador, y también en otros donde éramos solamente dos”, cuentan.

"Antes íbamos a cualquier desfile y llevábamos dos jaulas con 50 caballos; nos juntábamos con la familia, no había problema. Ahora a la gente le cuesta, entonces se va terminando eso de a poco. Tratamos de lo poco que tenemos ir manteniéndolo, pero cuesta, cuesta mucho”, analiza Agustín.

El Presidente vuelve a tomar la palabra y expresa: "somos convencidos de que necesitamos del otro. Hay que hacer cosas para que la gente se involucre”.

”Yo todavía decía de ocupar el salón todos los días con distintas cosas para darle al socio. Que venga uno que haga trabajos manuales en madera, que venga una profesora de baile, que vengan a hacer gimnasia las mujeres”, exterioriza Capristo.

Además del gran salón donde se realizan peñas, festivales y también la cena aniversario (que será el sábado 29 de noviembre), tienen y cuidan con orgullo el quincho donde funciona la cantina.

Atendido por la agradable Marina, todos los días abierto, ofrecen un variado menú diario donde cualquiera y por muy bajo costo puede ir a comer. También, y por supuesto infaltable, la posibilidad de jugarse una rueda de truco con amigos mientras se degusta un vino con una exquisita tabla de picadas.

Con una simbólica cuota social de $5 para mayores y $3 para menores, se encargan de cuidar todo lo que van consiguiendo, porque el sacrificio es grande.

"Nosotros ayudamos, al Hospital o a los Bomberos, cuando necesitan una mano. Con los alquileres es con lo que nos sustentamos. De la fiesta del sábado, no sé si nos va a quedar una moneda porque la idea es juntar a la gente, a todos los socios ya que cumplimos 60 años y es la despedida de año. Entonces no nos interesa que no nos quede, porque es para juntarlos a todos”, comenta Agustín sobre el evento de este fin de semana. "Esto es tradición y nos gusta. El que se quiera acercar está la puerta abierta para todos”, finaliza.

"…respetar de dónde venimos y que el único sol que nos ilumine sea el TRADICIONALISMO”, cierra Félix Aguilera.

Comentarios

Otras Noticias