María Rosa Fugazot: “Tengo 73 años y me sigo descubriendo como actriz”

La intérprete que saltó a la fama con Gerardo Sofovich protagoniza La casa de Bernarda Alba, la obra que vendrá a San Vicente el próximo viernes. El repaso de su carrera; su vigencia.
sábado, 21 de noviembre de 2015 · 19:25

A María Rosa Fugazot no hace falta preguntarle la edad: ella sola la vocifera, con orgullo. A sus 73 años, la prestigiosa actriz que saltó a la fama con sus papeles en las producciones de Gerardo Sofovich, interpreta a Bernarda alba en la adaptación que hizo el director José María Muscari del clásico de Federico García Lorca.

En la previa de su presentación del próximo viernes a las 21 en la Sociedad Italiana de San Vicente, Fugazot define como "duro” a su personaje y asegura que La casa de Bernarda Alba "habla de todas las cosas importantes que sentimos las personas a lo largo de la vida”.

-¿Con qué clase de obra se va encontrar la gente?

-Con un clásico de Federico García Lorca, que está muy bien adaptado y traído a nuestros días y a la compresión general de la gente por José María Muscari. Es una obra que se trata de los sentimientos, entonces la gente se va a reír, va a llorar y va experimentar todo lo que nos pasa a nosotros arriba del escenario.

-¿Cuál es el aporte de un director moderno como Muscari a este clásico?

-El aporte es haber acortado un poco la obra, haberle puesto toques de humor –que se devienen de la misma tragedia- en el momento necesario. Y esto le ha dado mucha fuerza y agilidad a la obra, lo cual hace que la gente disfrute mucho más.

-Su carrera siempre tuvo dos facetas: la comedia más liviana, con los hermanos Sofovich, y también obras más prestigiosas…

-Yo empecé haciendo de todo; nunca dejé de hacer teatro independiente –lo que hoy llaman under-, ese teatro donde una prueba todas sus fuerzas. Pero también hice obras prestigiosas estando con Gerardo (Sofovich), porque el prestigio se lo da uno a lo que hace, y con Gerardo había mucho prestigio. Mi amor, es una confusión pensar que porque una hace comicidad no puede hacer drama: el actor tiene que hacer de todo. Después el público selecciona qué es lo que más le gusta de cada uno. Pero siempre los actores tenemos que probar todo

-¿Y esa fue su búsqueda?

-Sí, lisa y llanamente intenté hacer de todo desde muy joven. La popularidad me la dieron los hermanos Sofovich –a quienes agradeceré toda la vida-, porque con sus programas me hicieron quedar en el recuerdo de la gente. Pero eso también me abrió las puertas para hacer de todo, y subirme a escenarios muy variados. O sea que para mí toda mi carrera fue descubrirme y descubrir cosas. Y así continúo: tengo 73 años y me sigo descubriendo como actriz, encontrándole sorpresas a las cosas que hago. Porque lo peor que te puede pasar es creerte que llegaste a algún lado: ahí estás muerto.

-Y más allá de la popularidad, ¿qué le dio la comedia liviana a nivel actoral?

-Todo, mi amor, porque no es fácil hacer reír. Es más sencillo hacer llorar a la gente que hacerla reír. Tocar la cuerda de la sensibilidad es menos complicado, porque los sentimientos que están sobre la piel son los de llorar, los de conmovernos con algo. Es decir que la comedia te da una agilidad, una comprensión y una rapidez en lo que hacés, que después te abre las puertas para introducirte donde vos quieras.

 

Comentarios