Música

Extracción al palo

El Diario San Vicente dialogó con Extracción, la banda de funk-rock local que, con disco debut en mano, da que hablar en el circuito y gana cada vez más fans. Análisis de una obra novedosa que propone baile, pogo y sutilezas.
miércoles, 17 de junio de 2015 · 17:14

Muchos paquetes de yerba, algunas naranjas de ombligo y cuatro galletitas Pitusas son los pocos alimentos que aparecen en la sala de ensayo/departamento de los Extracción, la banda sanvicentina de funk-rock que agita la escena regional y recibe a El Diario San Vicente para charlar sobre su flamante disco debut.

Conformada por Matías Renard, en guitarra y voz, Agustín Armán, en guitarra, los hermanos Marcos y Diego Mainero, en bajo y batería, respectivamente, y el recientemente incorporado Guillermo Pastorino, en teclados, Extracción se define: "Nosotros utilizamos el funk-rock como una base y, a través de esa base, abarcamos los estilos que nos gustan y son compatibles (soul,rhythm and blues, hard rock), y a partir de eso creamos”.

"Extracción propone retomar el camino de un rock que está estancando o se dejó de escuchar –detalla Armán-. Quizá haya un montón de grupos igual de buenos o mejores, pero nosotros no tenemos acceso. Entonces quisimos hacer lo que nos gustaría escuchar. Y creemos que, como nosotros, hay un montón de gente que quiere la misma música”.

Sobre el álbum debut, homónimo de la banda, que fue realizado de forma independiente y con pocas semanas a la venta ya lleva vendidas más de 500 copias, Armán adelanta: "En el disco se ve a un grupo que se la juega porque propone algo distinto, inclusive en cada canción. No hay una fórmula repetida, no hay un patrón. Quizá comercialmente pueda llegar a ser un defecto, pero nosotros lo proponemos así”.

Renard, el frontman parco que arriba del escenario genera un extraño magnetismo, reflexiona: "El disco está bueno porque tiene once temas, cada uno con una identidad propia. No tuvimos prejuicios en hacer un tema lento y después pasar a un hard rock bien poderoso”.

Extracción –como se titula el disco- es una obra que durante 45 minutos pasea al oyente por una amplia amalgama de sonidos, siempre sustentada en el funk-rock groovero característico de la banda. Los Mainero, responsables de esa versátil base rítmica, son los encargados de imprimir el sonido que subyace durante todo el disco. Sobre ellos, las guitarras, los teclados y las voces proponen un universo distinto en cada canción. Extracción pone a bailar a quien escuche Raquetazos, a hacer pogo al que se choque con Si la tumba y hasta sorprende con Todo lo propio, una balada atípica y cuasi-porno en la que se destacan las trompetas milesdavisianas de Lucas Albarracín. El –arbitrario- punto más alto del disco debe buscarse en la hipnótica El tiempo no vive, en la que Renard, sutil, reza: "El tiempo no vive por eso tu 'No'/ es eterno para mí”. Las letras tienen, como toda la estética de la banda, una fuerte presencia de lo bizarro; según Renard, "hablan de lo que puede le puede preocupar a cualquier filósofo: el amor, el odio, la tristeza”.

También el álbum se destaca por el vistoso arte de tapa, elaborado por el artista plástico Tomás Manuel. Colaborador estable de la banda desde los primeros flyers, Manuel afirma: "La parte gráfica le suma identidad a Extracción. Yo trato de no orientar las canciones a mi interpretación sino amplificarlas o poetizarlas. Hay una ampliación del lenguaje musical a lo visual, que es real”.

Más allá del álbum, Extracción es una banda con un gran rodaje arriba de los escenarios. Actualmente preparan fechas para julio, en Monte Grande, y agosto, en Lobos, y adelantan que en septiembre presentarán formalmente su trabajo debut con una fiesta funky en el Club Deportivo San Vicente. "El vivo de la banda es distinto a lo que se puede escuchar en el disco. Tiene nuevos arreglos, otra intensidad: es más enérgico”, aseguran.

Sobre el final de la charla, Armán logra dar con una clave que precisa el fenómeno Extracción: "Nuestra música tiene capas. El público se encuentra primero con la contundencia de la base y después aparecen un montón de cosas más: lo crudo y las sutilezas. Al principio queríamos ser vanguardistas pero después nos dimos cuenta de que es al pedo. Es mejor dar un mensaje global en el que luego se pueda surfear más adentro”.

 

Manuel Nieto

Comentarios