Instituciones

Biblioteca Mitre: el refugio de los libros

La Biblioteca Popular Mitre es la única de todo el distrito. Olvidada por los vecinos de San Vicente, presenta un servicio vital a la comunidad y ofrece 30 mil libros para aquellas mentes curiosas a las que todavía les interesan las letras impresas en papel.
domingo, 21 de junio de 2015 · 19:32

La Biblioteca Popular Mitre fue fundada en 1936 por un grupo de vecinos que, encabezados por Juan Dios de Merello, se propusieron elevar la cultura del pueblo de San Vicente. En la actualidad, casi 80 años después, ese espacio es una de las últimas trincheras de la cultura en un distrito que, con 75 mil habitantes, no cuenta con ningun local en el que los vecinos puedan comprar libros. El Diario San Vicente dialogó con Sebastián Vera, presidente de la Biblioteca Mitre, sobre la situación actual de la institución y su rol dentro de la sociedad.

"La biblioteca es una asociación civil sin fines de lucro y tiene como base brindar información libre, gratuita y pluralista a la sociedad. La gente puede venir acá y consultar el material bibliográfico gratuitamente sin necesidad de ser socios”, relata Vera, quien asegura que la institución cuenta con 20 mil libros catalogados y otros diez mil que aún restan clasificar.

"Para que alguien se haga socio se le cobra una matrícula de diez pesos y dos meses por adelantado, que salen diez cada uno. En total se pagan treinta pesos y, con sólo eso, ya tenés acceso a llevarte tres libros a tu casa. Es recontra barato, sobre todo si tenemos en cuenta lo caros que están los libros”, explica el presidente.

La situación societaria de la Biblioteca Popular Mitre es lamentable. Según Vera, de 780 socios que figuran en el padrón, poco más de 80 son activos y pagan la cuota regularmente. "Hay muchos factores por los que gente no viene, uno de ellos podría ser internet. Pero la verdad es que si alguien tiene el placer de leer un libro, es notorio que son dos cosas distintas”, asegura Vera.

Una de las afirmaciones de Vera parece dar una llamativa pintura del estado de la cultura en la sociedad sanvicentina: "Es muy difícil que la gente reconozca el valor y la función de una biblioteca popular. Mucha gente incluso cree que es municipal, cuando justamente es popular y por eso es todo tan cuesta arriba. Fijate que la mayoría de los vecinos que vienen a hacerse socios es porque se mudaron de otro lado. Un montón de sanvicentinos no tienen ni idea de dónde queda la biblioteca”.

En cuanto a sus finanzas, la institución no gana para disgustos: con un ingreso mínimo por parte de la cuota social, la biblioteca se mantiene básicamente a través de un subsidio del Instituto Provincial Promotor de la Lectura y la Escritura, que se destina a pagar el modesto sueldo de la única bibliotecaria de la entidad y, en un porcentaje menor, a la compra de nuevo material. Además, increíblemente la institución tiene una deuda de 14 mil pesos con la AFIP.

No obstante el bajo nivel de participación y la ajustada situación económica, no todas son pálidas para la biblioteca: actualmente cuenta con una subcomisión de adolescentes que colaboran en las peñas y las rifas que organiza la entidad y que tienen como proyecto redecorar la sala de lectura infantil y sumar más material para que el espacio resulte más atractivo para los más pequeños.

Además, la biblioteca ofrece talleres gratuitos de ajedrez (ver aparte) y tejido y también promete, para después de vacaciones de invierno, un taller de dramaturgia y otro de ensamble musical. "Estamos haciendo una campaña de recuperación de libros. A las personas que tengan libros nuestros y no los devuelven, les pedimos que tengan la consideración de acercarlos porque seguramente hay alguien que los necesita”, cierra Vera.

Comentarios