San Vicente

David Tokar y Luis Genaro, los payadores del pueblo

Son artistas sanvicentinos que recorren escenarios por todo el país y Latinoamérica. Pasan de pulperías al Teatro Colón, y prefieren las temáticas sociales. “Nuestra función es ser la voz de los que no tienen voz”.
lunes, 01 de agosto de 2016 · 09:43

Un cantor con una guitarra entre sus manos, expresando sus sentimientos en versos improvisados, tratando de que su voz sea la voz de muchos, de que su pueblo se sienta identificado, de que le presten atención.

A ese noble oficio se dedican Luis Genaro y David Tokar, los dos payadores sanvicentinos que gozan de un gran reconocimiento a nivel nacional, y que el 23 de julio pasado celebraron su día. "La vida del payador es así: vas cantando de pueblo en pueblo, y por ahí te toca presentarte en un lugar con camarín y catering, y a la semana siguiente estás en una pulpería de la Patagonia, en el medio del campo, con 80 personas”, le cuentan a El Diario San Vicente.

Tokar tiene 34 años y Genaro, 38. Ambos empezaron a improvisar en la adolescencia. El primero fue Genaro, que conoció payadores a través de un programa de radio y descubrió su facilidad para la poesía gauchesca y los versos espontáneos. Así, en un evento lo invitaron a cantar. Se animó, y desde entonces nunca paró.

Años más tarde, en la parrilla El Pampa, de Alejandro Korn, Genaro estaba por compartir un show con otro payador. Pero el hombre faltó y entonces todos en el lugar le pidieron a un chico de 16 años que lo suplante. El chico era tímido, pero dijo que sí. Y en septiembre próximo se va estar presentando en el Teatro Colón. El chico se llama David.

Genaro y Tokar son amigos, y desde esa vez en El Pampa que tocan juntos. Recorrieron escenarios de todo el país y de América Latina. Y hasta tuvieron varias presentaciones en programas de televisión. Su gran momento mediático fue en 2007, en el ciclo "Argentinos por su nombre”, que conducía Andy Kusnetzoff. En ese programa intercambiaron versos con raperos de Burzaco, entre ellos el campeón argentino de Freestyle, Frescolate.

"A veces se hacen encuentros entre raperos y payadores que organizan ellos. Esa vez, en el programa de Andy, quedaron muy mal los raperos. Eran chicos que insultaban muchísimo, que decían barbaridades. El payador jamás se rebaja al insulto; nosotros creemos que la poesía es otra cosa”, afirman. El video del programa tiene más de 150 mil visitas en Youtube. En el prime time de la televisión abierta, Genaro no se privó de dedicar sus cantos a San Vicente.

Ambos artistas se dedican exclusivamente a ser payadores. "Para vivir y hacer de esto una profesión, le dedicás la vida entera. Te lleva todo el día. Sos tu representante, tenés que generar espacios, organizar encuentros. Todo es autogestión”, explican. Y, en cuanto al alcance de sus shows, agregan: "Hay un público que sigue el circuito de la payada desde hace años. Pero ya no es el mismo, se va reduciendo. Generalmente es gente grande. Así que cuesta, hay que remarla. A nosotros nos corresponde hacer que se arrimen las nuevas generaciones. Y a través del rap se han acercado algunos jóvenes, pero son pocos”.

Arriba del escenario, los payadores profesionales no pueden fallar. Las rimas en décimas no pueden demorar, y menos en un contrapunto, cuando se da una suerte de competencia entre dos pares. "Y siempre sale. Mejor o peor pero sale. Se puede dudar y tardar un segundo, que arriba del escenario parece un siglo, pero de alguna forma siempre resolvés”, sostiene Tokar, que asegura que es imposible transmitir un secreto a un aprendiz. "Hay mecanismos, recursos poéticos, teoría literaria, herramientas para improvisar más seguro. Pero hace falta tener la inspiración y llevar adentro eso que te llama a ser payador”.

Genaro, en tanto, dice que "primero va el concepto y después la rima”, y que de poco vale ensayar: "La payada es improvisación, no hay demasiada vuelta. Vos podés tener algo armado para decir, y arriba del escenario cambia todo. Lo que sí hacemos en pensar un repertorio, armar un espectáculo”.

Tanto Genaro como Tokar, con estilos muy similares, tienen preferencias por las temáticas sociales en sus cantos. "Nuestra función es ser la voz de los que no tienen voz. La raíz de esta profesión es la denuncia. Así que la esencia de lo que expresamos pasa por los derechos humanos, las desigualdades, el trabajo”, afirman. Y añaden: "La payada te lleva a lugares como las villas o cárceles, donde hemos tocado varias veces, y está muy bueno lo que se generan en esos espacios”.

La peor parte del oficio –coinciden- es la incertidumbre económica. "Yo trato de vivir como un obrero. Para mí soy un trabajador como cualquiera. Por más que un mes me vaya mejor, yo trato de ser austero, por una cuestión de coherencia con lo que uno pregona, y también para poder elegir donde tocar y donde no”, reflexiona Genaro.

Y Tokar señala: "Yo me siento libre y feliz arriba del escenario. Y eso es también una responsabilidad. Se habla en nombre de uno y de todos los payadores. Porque nosotros continuamos la lucha de todos los que entregaron su vida por el arte”.

Patria Joven, un grupo con talento sanvicentino

Luis Genaro y David Tokar integran el grupo Patria Joven, junto a otros cuatro payadores de la provincia de Buenos Aires de edades similares. Tras una gira por Chile, se presentarán el próximo 3 de septiembre en el Centro Tradicionalista El Volcador. "Es un espectáculo con improvisaciones, algo de humor y hasta ventriloquía”, adelantaron los sanvicentinos.

Comentarios

Otras Noticias