El Social ganó el clásico con lo justo

Los de Alejandro Korn se impusieron ante el Deportivo por 59 a 56 en un partido dramático que se definió en la última bola. Fue en San Vicente por el primer partido del “Súper seis”. Hubo fiesta y emoción en las tribunas.
martes, 27 de octubre de 2015 · 15:07

En una nueva edición del superclásico local, el Club Social de Alejandro Korn le ganó el último sábado como visitante al Club Deportivo San Vicente por 59 a 56. En un partido vibrante, que se definió en la última bola, el Verdiblanco pudo superar a los sanvicentinos con lo justo.

El encuentro, disputado en el marco del inicio del "Súper Seis” de la Liga de Esteban Echeverría, tuvo todos los condimentos de un derby picante: fue peleado en todo momento, hubo pinceladas de muy buen básquet y las parcialidades coparon las tribunas y se manifestaron a lo largo de los cuatro cuartos.

El Social llegaba al compromiso del sábado sin haber perdido ningún partido a lo largo de la fase grupos clasificatoria. El Verdiblanco, actual subcampeón, no había mostrado su mejor ni su nivel de básquet más lucido durante el certamen, pero con un aceitado engranaje colectivo se las arregló para sacarse de encima a todos los rivales –algunas difíciles como El Cultural de Guernica- y sumar importantes puntos de cara a la búsqueda del título.

El Depo, por su parte, es un equipo en desarrollo que durante la última edición de la Echeverría, con una buena performance, alcanzó las semifinales. En este certamen el comienzo fue pésimo, con cuatro derrotas consecutivas y la sensación de que el grupo vivía un retroceso. Sin embargo, a partir del quinto partido, un cambio de aire se vivió en el conjunto sanvicentino que empezó a ganar y sumó ocho victorias consecutivas, clasificándose como primero en su zona de cara al "Súper seis”.

El partido

El encuentro que se llevó a cabo en la cancha del Depo el último sábado por la noche, previo a las elecciones, arrancó con poca emoción. Las tribunas estaban llenas y el compromiso revestía una cierta importancia, pero lo cierto es que durante los primeros minutos, un juego deslucido era acompañado por una tibia percepción de la gente.

El match era parejo y había poca efectividad en los tiros a los aros, pero los de San Vicente, con empuje, levemente comenzaban a perfilarse como los dominadores parciales del partido. Con algunos lesionados en el Verdiblanco, como Germán Lede y Juan Loma, Deportivo veía en el sábado la chance de ganarle a su archirrival luego de muchos años sin victorias. Pero el desarrollo sería complejo.

En las alturas, el duelo de pivots era protagonizado por los gigantes Alejandro Lunius, del Depo, y Eduarto "Tato” Deschamps, del Social. Por allí pasaban algunas de las bolas clave del partido.

El primer cuarto terminó 15-12 a favor de los locales y la sensación imperante a esa altura de la noche era que el Vediblanco permanecía "dormido” y que los de San Vicente, con poco, se llevaban una victoria cómoda.

En el segundo parcial, a pesar de los permanentes cambios en las plantillas en cancha en los dos equipos, el estado de situación no se modificó demasiado. Amigándose con el aro, Deportivo comenzó a embocar, y así estiró su diferencia hasta 21 a 12. Pero luego el Social reaccionó, y a pesar de que se encontró con una sólida defensa sanvicentina, pudo achicar distancias e irse al descanso perdiendo 29 a 28.

Y el tercer cuarto repitió el esquema de su predecesor. El Depo arrancó dominando, con una defensa bien plantada y un ataque organizado, en el que primaba el juego colectivo y la fluidez. A su rival, en consecuencia, se lo notaba un poco fuera de partido, aunque, a los ponchazos, aguantaba. Sobre la mitad de ese parcial, los sanvicentinos ganaban 36 a 28, pero al final, con un doble agónico, los de Alejandro Korn acortaron distancias y sellaron un 43 a 41 favorable a Deportivo.

Mientras el espectáculo cambiante se desarrollaba, en las gradas del gimnasio ubicado en 9 de Julio 180 la tensión comenzaba a imperar. Las dos parcialidades alentaban vigorosamente a sus equipos y criticaban con ferocidad los fallos arbitrales polémicos.

Con ese clima, enardecido, comenzaba el último cuarto, en el que se vivieron diez minutos (de juego) para el infarto. El Verdiblanco empezó mejor, superando ampliamente a los locales y presentando un básquet parecido al de su versión más ilustre. Así, se puso arriba 47 a 44 faltando cinco minutos para el cierre. Pero con un libre y un triple de Rodrigo Malcorra, Deportivo lograba pasar arriba por un punto y dejaba el final abierto. El resto del encuentro fue palo y palo y con un ritmo vertiginoso. Finalmente, algunas imprecisiones en el Depo hicieron que el partido fuera para el Social, por 59 a 56.

La figura de la cancha fue el jugador del Social Mariano "Pipi” D´Ambrossio y también se destacaron Tomás "Tucu” Pré, del deportivo, y Leo Soto, del Verdiblanco. Los máximos anotadores de los visitantes fueron Franco Fernández, con 19 puntos, y D´Ambrossio, con 13. Por el lado de los locales, Alejandro Lunius sumó 21 puntos y Nicolás Malcorra, siete.

 

Comentarios