Liga de Esteban Echeverría

El “Depo” lo dio vuelta y retornó a la victoria

El equipo sanvicentino enfrentó como local a Ezeiza. Por la cuarta fecha del “Super Ocho” de la liga, ganó por 60 a 53 un partido en el que corrió con desventaja hasta los últimos minutos. Proyecciones de un equipo que se ilusiona.
martes, 23 de junio de 2015 · 14:34

Como local, la primera del básquet del Club Deportivo San Vicente venció el pasado lunes al Club Atlético Ezeiza por 60 a 53. Por la cuarta fecha del "Súper Ocho” de la Liga de Esteban Echeverría, el "Depo” tuvo un flojo desempeño durante el primer tiempo y se mantuvo abajo en el marcador hasta los últimos minutos del cuarto parcial.

Tras dos derrotas consecutivas –una, esperable, ante el Social de Alejandro Korn y la otra, más dura, ante Lobos- el Deportivo llegaba al partido ante Ezeiza con la obligación de ganar. Apremiado por la necesidad de sumar puntos que lo posicionen de cara a clasificación a las semifinales, el conjunto sanvicentino sabía que no se podía dar el lujo de ceder los puntos como local y menos ante un rival de carácter accesible como Ezeiza.

A pesar del frío, que se hacía sentir fuerte el lunes por la noche, una buena cantidad de seguidores de la divisa azul y roja se congregaban en el gimnasio de la avenida 9 de Julio 180 para alentar a "Los Gladiadores”. Con Alejandro Lunius afectado por una conjuntivitis, el equipo del "Depo” salía a la cancha herido en un ala: sin su máxima figura y su referente a nivel básquet, una pieza clave en el funcionamiento del equipo.

Desconcertado y visiblemente golpeado anímicamente por la derrota ante Lobos, el conjunto sanvicentino mostraba en el primer cuarto ante Ezeiza su nivel más bajo en muchos partidos. Ezeiza, oportunista, aprovechaba desde su prolijidad la debilidad del blaugrana para imponerse con autoridad y llevarse el primer cuarto por 23 a 12.

En el segundo parcial, el equipo visitante seguía dominando claramente el partido. Sin el despliegue de los primeros diez minutos, Ezeiza sometía al Deportivo a su corrección y mostraba altos porcentajes de eficacia. No obstante, los sanvicentinos comenzaron lentamente a torcer la muñeca de su rival y a mostrar signos de que una levantada podía ser posible. Con ese panorama –y con el resultado 31 – 19 a favor de Ezeiza- se fueron los dos equipos al descanso.

En la segunda parte del encuentro se produjo el quiebre a favor del Deportivo. Los sanvicentinos salieron a la cancha con un cambio de mentalidad que les permitió retomar el camino habitual de su básquet y comenzar a emparejar el partido ante Ezeiza. Con el "Gigante” Lunius todavía en el banco, Rodrigo Malcorra y Lucas Policano ponían en marcha la maquinaria del equipo blaugrana, que se dinamizaba con la explosiva actuación de Lucas Álvarez. De esa forma, el Deportivo lograba descontar a seis la ventaja de los ezeizenses y preparaba el terreno para un último cuarto que prometía no ser a prueba de cardíacos. Hasta ese momento, Ezeiza todavía ganaba, por 39 a 33.

El último cuarto fue emotivo y electrizante. Con su conjuntivitis a cuestas, Alejandro Lunius se colocaba la capa para convertirse en el héroe de la noche sanvicentina. En poco más de diez minutos en cancha, Lunius se las arregló para aportarle a su equipo la valiosa suma de catorce puntos. Pero la contribución de Lunius se vio reflejada también en el cambio de carácter del equipo. Con él en cancha, apareció lo mejor del Deportivo en su formato colectivo. Esa nueva actitud, potenciada por la calidez de la hinchada, llevó al team sanvicentino a emparejar el score del partido faltando tres minutos para el final. El agónico desenlace encontró a un Ezeiza abombado por el imponente segundo tiempo del "Depo”, que supo hacer valer su localía e impuso ante su rival el peso la confianza. Una vez que los sanvicentinos pasaron al frente, el destino del encuentro quedó ineludiblemente definido. El resultado final fue de 60 a 53 y la alegría y el desquite se hicieron presentes en 9 de Julio 180.

Lucas Gómez, el histórico jugador sanvicentino, con sus nueve puntos y Rodrigo Malcorra, el hombre letal en los contraataques, con quince unidades, son algunas de las herramientas para entender el porqué de la victoria del "Depo”.

Comentarios