Liga de Esteban Echeverría

El Social le ganó al Deportivo y jugará una nueva final

Por la semifinal de la Liga, el equipo de Alejandro Korn se llevó el clásico del distrito por 84 a 56 y consiguió meterse en su vigésimo quinta final consecutiva. Emoción tras un partido parejo. La gloria de la “Dinastía Verde”.
lunes, 27 de julio de 2015 · 09:16

La primera del básquet del Club Social de Alejandro Korn se impuso por 84 a 56 ante el Deportivo San Vicente por la semifinal de la Liga de Esteban Echeverría y se metió, así, en una nueva final de la competencia.

En un partido friccionado y muy disputado, que por momentos fue parejo, el Social logró dominar a su clásico rival del distrito y llevarse una clara victoria de Cañuelas, el territorio neutral en el que se jugó el único partido de la serie. De esta manera, los de Alejandro Korn llegarán a disputar 25 finales seguidas de la competencia echeverriana, lo que será un nuevo premio para una camada de jugadores histórica que puso al básquet del Social en la elite regional.

Por la otra llave, contra todos los pronósticos, Lobos le ganó a El Cultural de Guernica y se chocará con los verdiblancos en lo que será una reedición de un duelo que, por la jerarquía de los dos equipos en los últimos años, presenta una gran rivalidad, con mucha historia reciente.

Por su parte, el Deportivo se despidió de la Echeverría con una muy buena imagen, en la que fue su mejor performance de los últimos años. Desde el equipo sanvicentino destacaron el logro de haberse metido entre los cuatro mejores de la competencia tras pelear el año pasado por la permanencia en la primera división. Aunque disconformes por los resultados ante el Social –perdieron los tres partidos que jugaron ante el eterno rival-, desde el "Depo” reconocieron la levantada de nivel con respecto a años anteriores y, en ese sentido, subrayaron la labor del entrenador Pablo Leguizamón y del valioso refuerzo Alejandro Lunius.

El partido en Cañuelas, que se jugó el pasado viernes 24 de julio, comenzó siendo parejo y presentó una aguda lucha física entre los dos equipos, impulsada por los jugadores del Deportivo que, agazapados, esperaban dar el batacazo y meterse en la final. Un primer cuarto signado por las faltas –desde ambos bandos- y los tiros libres desde la línea, presagiaban un partido vibrante con un ritmo vertiginoso. La poca distancia en el marcador sorprendía a quienes esperaban una victoria cómoda del Social desde el arranque: el primer cuarto finalizaba 23-21 a favor de los de Alejandro Korn.

Durante el segundo cuarto, la intensidad en el juego de los blaugranas bajaba y los de Alejandro Korn, un equipo con vasta experiencia en instancias decisivas, hacían valer su experiencia y dominaban el segundo cuarto. Con un aceitado engranaje ofensivo, que se traducía en un alto goleo, y una sólida defensa, que se encargaba de opacar al gigante Lunius –la carta fuerte del "Depo”-, el Social se iba al descanso con una luz de ventaja que le daba tranquilidad. El resultado parcial del primer tiempo era 34-25 para el "Verdiblanco”.

Durante el tercer cuarto, otra vez el Deportivo levantaba el ritmo y lograba hacer preocupar al Social, que, pese los cimbronazos aislados, mantenía el desarrollo del juego bajo control. Sin embargo los sanvicentinos achicaban la distancia en el marcador y, aunque dar vuelta el resultado parecía una empresa complicada, demostraban su capacidad para complicar al opulento rival de toda la vida. Sobre el final del tercer cuarto los de Alejandro Korn volvieron a levantar y cerraron el parcial ganando por más de diez puntos.

Para la última parte del partido, los sanvicentinos mostraron su peor momento de la noche. Desorientados, cedieron terreno al poderío de los verdiblancos que, con una temible efectividad, le imprimieron al score del partido un abultado 84 a 56, que guardó poca relación con el palo y palo que el "Depo” llegó a proponer durante buena parte del encuentro.

Tras el partido, el equipo del Social, la llamada "Dinastía Verde”, festejó meterse en la vigésimo quinta final consecutiva de la Liga de Esteban Echeverría con el condimento de haberlo logrado frente al rival de toda la vida. La "Generación dorada del tercer cinturón del Conurbano”, que tiene como estandartes jugadores como Leonel Soto, Germán Lede, Mariano "Pipi” D´Ambrossio, Facundo López Banegas, Eduardo Deschamps y Franco Fernández, entre otros, lo hizo de nuevo. Y, otra vez, quedó a un paso de la conocida gloria.

Comentarios

Otras Noticias