San Vicente

El Club de Hockey de Alejandro Korn ya prepara el 2016

Las chicas del CHAK volvieron a los entrenamientos y la institución ya abrió las inscripciones. Para este año esperan duplicar la cantidad de jugadoras y repetir los éxitos del año pasado.
jueves, 11 de febrero de 2016 · 15:04

Luego del merecido receso del mes de enero, el Club de Hockey de Alejandro Korn ya volvió al ruedo con los entrenamientos, y deja abierta la inscripción para las nuevas jugadoras que se quieran sumar a las filas de la institución.

En diálogo con El Diario San Vicente, la presidenta y cofundadora de la entidad, Érica Lambruchi, habló acerca de los objetivos para 2016: "En primera instancia queremos duplicar la cantidad de chicas. Después queremos participar en más torneos, tener más continuidad. Y obviamente queremos ganar todo. El año pasado nos fue muy bien y festejamos varios campeonatos. Para esta temporada queremos mejorar esa marca y seguir creciendo”.

El Club de hockey de Alejandro Korn fue fundado en 2013 por el entrenador Mariano Lambruchi y por su mujer, Érica. Según cuentan, en aquellos inicios solo había ocho chicas anotadas. Pero un exponencial desarrollo los llevó a terminar 2015 con 80 jugadoras. "Empezamos con el club porque nuestra hija, Valentina, quería jugar al hockey y no tenía donde, entonces nos largamos por nuestra cuenta”, cuenta el matrimonio.

La cancha en las que las chicas del CHAK (por su acrónimo) practican está ubicada en Presidente Perón 4055. Por allí desfilan todos los lunes, martes y jueves madres e hijas. Y las chicas, orgullosas, portan un ineludible uniforme rosa flúo, que además lleva el escudo del club: un perro de raza pitbull, que según el entrenador "es chiquito, como nosotros al principio, pero que por sobre todo es fuerte y agresivo”.

La presidenta, además, señala los desafíos deportivos que traerá 2016 para el Club. "Primero tenemos el torneo que organizamos nosotros, con equipos del área metropolitana. Después otro torneo con clubes de zona sur, en el que participa Racing y Defensores de Glew, que dura seis meses. En ese certamen, el año pasado la sexta salió campeona y las demás categorías salieron segundas. Y además tenemos toda la presión en el torneo LAEHF, porque ahí salimos campeones con todos nuestros equipos, entonces tenemos que defender el título”, enumera Érica.

Para las nuevas metas, el club cuenta con la asistencia de chicas formadas en la institución que, gracias a sus méritos, dieron el salto y ahora entrenan a las categorías menores: Emilce Córdoba y Evelyn Surita.

Sobre los requisitos para formar parte del Club de Hockey, Érica marca una clave: "Las ganas de aprender”. "Acá puede venir cualquier chica, no importa si no sabe. Nosotros no la retamos ni la presionamos. Al contrario: siempre buscamos alentar a todas, para que puedan hacer las cosas bien. Y si se equivocan no pasan nada”, puntualiza la presidenta. Y agrega: "Lo importante también es que todas las chicas siguen esa misma línea. Y las que juegan mejor siempre ayudan a las que les cuesta más. Ese es el espíritu del club: el de incluir al compañero y alentarlo para que las cosas salgan bien”.

El método de trabajo en el Club de Hockey de Alejandro Korn parece algo atípico en tiempos donde el sentido de la competencia domina las actividades deportivas entre grandes y chicos. "Nosotros jamás le hemos gritado a una chica, ni siquiera en un partido –cuenta, orgullosa, Érica-. Siempre buscamos que todas se diviertan y disfruten del deporte: hagan amigas y formen lazos de compañerismo que las contengan, porque en definitiva eso es lo que importa”.

"Siempre les enseñamos en los entrenamientos, y en los partidos las tenemos que dejar libres para que ellas apliquen todo lo que aprenden en la semana”. Esa es la clave para Érica, que añade: "Y tenemos la suerte de que los padres nos acompañen en nuestro modo de entender el deporte y no las presionen y las dejen jugar en paz”.

Llevar adelante un club es, sin dudas, una tarea ardua y que demanda esfuerzo y una gran cantidad de horas semanales de trabajo. Pero para Érica y Mariano, abandonar no es una opción. "Ni se nos cruza por la cabeza dejar el club porque realmente nos da mucha satisfacción. Ver el entusiasmo de las chicas, verlas progresar y que siempre tiren para adelante es algo impagable”, aseguran.


Comentarios