San Vicente

Maravillas sobre ruedas: patín artístico en el Club Social

Patín es una actividad histórica en el Verdiblanco, que es el único lugar de Alejandro Korn en el que se puede practicar. Van chicas de todas las edades y hay grupos formativos y avanzados.
miércoles, 27 de abril de 2016 · 09:34

Es martes a las cinco de la tarde y la cancha 2 del Club Social de Alejandro Korn se va llenando de chicas de entre cuatro y 14 años. Vienen acompañadas de sus madres, para entrenar como todas las semanas. Y en seguida comienzan a deslizarse por todo el espacio. A pesar del día de lluvia, son más de 20. Mezclan dosis necesarias de concentración con risas y juegos. De vez en cuando se caen, pero se levantan y vuelven a empezar.

La disciplina que practican es patín artístico sobre ruedas, una actividad con 20 años de trayectoria y arraigo en el Verdiblanco, y que desde principios de 2016 es comandada por la profesora Giuliana Altomonte, docente de educación física y alumna del club por 15 años.

"El patín es algo muy lindo para las nenas que quieren hacer algo. Es divertido y fundamentalmente es algo distinto, que generalmente no conocen”, señala Altomonte. Y agrega: "Para empezar alcanza con tener patines de cuatro ruedas: los más básicos alcanzan. Después, a medida que van avanzando, se necesitan algunos mejores”.

Ya pasada una hora de clase, se produce un recambio y llega un grupo más reducido. Hoy son apenas cuatro chicas de 11 años, pero pueden ser hasta 12, con un rango etario que va desde los ocho a los 46 años. Se trata del grupo de avanzado, con mayor experiencia y una formación sólida. Dan vueltas "en ocho” alrededor de la cancha y forman figuras. Muestran una singular destreza para desplazarse. Y da gusto verlas patinar.

"Es un deporte muy femenino, con relación con la danza y la gimnasia artística. Las chicas que compiten disfrutan mucho de las coreografías, la música, los peinados, la maya”, define la profesora. Y advierte: "Lo que tiene es que es muy técnico: si no te sale lo básico, es muy difícil avanzar. Pero una vez que lo lográs es muy placentero. Y los trucos al principio son muy difíciles pero después empiezan a salir todos juntos. Patinar, al que lo hace, lo enamora”.

El grupo de chicas de avanzado participa en una liga de no federados, que presenta tres torneos en el año. En esos certámenes, el conjunto que representa al Verdiblanco debe mostrar una coreografía, con figuras y trucos, que generalmente oscila entre el minuto y medio y los dos minutos.

"En ese poquito tiempo tienen que demostrar todo lo que aprendieron y no se pueden equivocar”, presiona Altomonte. Y explica: "Más allá de la técnica, que es fundamental, para patinar hay que ser muy pensante, para no equivocarte en ese minuto y medio de coreografía. Pero a su vez hay que tener esa fuerza para aplicar todo lo que aprendiste. Entonces para que salga bien tiene que ser una mezcla de euforia y tranquilidad”.

Según la profesora, el grupo de chicas que compite "tiene un muy buen nivel” y presenta un panorama "prometedor” de cara al futuro. "Cada profe trata de imprimirle su estilo a la clase, y yo las estoy adaptando al mío. Tenemos que reforzar en deslizar, que es lo básico”, asegura Altomonte.

Uno de los temas que genera mayor resistencia en el patín, es el de las caídas. Sobre ese tópico, la especialista reconoce: "Sí, se caen mucho, más que nada en inicial. Pero la verdad es que no suelen ser caídas muy bruscas. Ahí juega el rol de los padres en hacerlas sentir seguras. Porque con el tiempo se vuelve normal y aprenden a caerse y a reducir daños. Lo único que se puede hacer es usar rodilleras”.

La exigencia física, en tanto, no es desmesurada. "Las chicas pueden patinar dos horas y terminan bien”, cuenta Altomonte. Y concluye: "Lo peor del patín no es caerse, es la frustración cuando no te salen las cosas. Y lo mejor es todo lo demás. Por eso siempre está lleno de nenas”.

 

Gabriel Oroz – Presidente del Club Social

"La actividad es muy importante para el club, cada vez van más nenas y tienen muchas horas para entrenar. Y también está la cancha nueva, que para patinar es muy buena. La profe Giuliana está haciendo un trabajo formativo, y también hay un grupo de avanzado preparándose para competir. Es el único lugar de Alejandro Korn en el que se puede hacer patín”.

Comentarios