San Vicente

El básquet femenino del Social, del abandono a la competencia seria

La actividad estuvo olvidada por años, pero en 2015 volvió al ruedo y para esta temporada se prepara con todo. Pablo Leguizamón dirigirá a la Primera y al sub-19. Cómo fue la pelea para renacer.
lunes, 04 de abril de 2016 · 15:15

En menos de un año, el básquet femenino en el Club Social de Alejandro Korn pasó de ser una disciplina olvidada, que sobrevivía a duras penas por el impulso de dos incansables profesoras de la institución, a ser una actividad consolidada y competitiva, con serias posibilidades de crecer.

Para fines de 2014, el movimiento del básquet para chicas en el Verdiblanco se limitaba a una hora semanal para 20 jugadoras de todas las edades, que entrenaban todas juntas y no competían. Las incansables profesoras Julieta Bordón y Laura Leguizamón no habían permitido que la actividad cesara, luego de que años atrás dejaran de participar en la liga regional, pero el camino era cuesta arriba.

Para el inicio de 2015, el entonces presidente del club, Israel Caire, junto a su vicepresidente –que ahora lo reemplaza, Gabriel Oroz- tomaron la decisión de fomentar el retorno del femenino a la competencia. Y al hasta ese momento solitario entusiasmo de Julieta y Laura sumaron una subcomisión, integrada por Roxana Luna, Margarita Calomino, Estela Navarro y Lorena Guerricaveitía.

"El año pasado juntamos chicas para jugar y empezamos a competir con tres categorías –relata Julieta, la profesora de 21 años que se encarga de los equipos mini y pre mini-. Fue muy de golpe y tuvimos que aprender muchas cosas. Pero es importante todo lo que pudimos crecer en tan poco tiempo”.

A semanas de empezar la temporada 2016, la actividad cuenta con 60 jugadoras, que se reparten entre las categorías pre mini, mini, sub-13, sub-16, sub-19 y la Primera. De todas ellas, sólo tienen problemas para completar los equipos de menores de 13 y 15 años, "la edad más difícil”.

Laura, la entrenadora de las categorías sub-13 y sub-16, señala los objetivos para 2016: "Queremos completar todos los equipos y conseguirles indumentaria. En la Primera la idea es armar un grupo lo más competitivo posible, que logre resultados. Y en las más chicas apuntamos a formar jugadoras para que sean la base del club el día de mañana”.

Julieta agrega: "Nos faltan muchos materiales y todo lo que hacemos es a pulmón. La única forma de progresar es que se involucren las familias y den una mano. Por eso también queremos generar sentido de pertenencia para que las chicas colaboren con el club”.

Consultadas por el motivo de tanto esfuerzo, las chicas definen: "Hacemos esto porque amamos el club y amamos el básquet. Esta es nuestra casa y trabajar acá nos da una tranquilidad y nos motiva muchísimo para seguir viendo logros”.

En diálogo con El Diario San Vicente, el actual presidente, Oroz, se muestra orgulloso del rápido avance de la actividad, y explica: "Teníamos el objetivo de tener un básquet femenino bien armado. Y la verdad es que se logró en muy poco tiempo. Pasamos de tener algo abandonado a tener muchas metas y ganas de crecer”.

La actualidad que promete

Para dirigir las categorías mayores del básquet femenino, la Primera y la sub-19, fue contratado el entrenador Pablo Leguizamón, un histórico en el Verdiblanco que viene de dirigir la Primera del masculino en el Club Deportivo San Vicente.

"En la Primera me encontré con un grupo jugadoras que en su mayoría yo formé. Las conozco a todas desde chiquitas. Es un grupo armado y conocido para mí. Y eso facilita el trabajo”, aseguró Leguizamón. Y agregó: "A nivel deportivo han avanzado mucho las chicas, y si bien no hay un equipo parejo en las 12 jugadoras, hay una buena estructura y mucho potencial para levantar el nivel”.

Acerca de lo mejor del equipo de mayores, el entrenador destacó que se trata de "un grupo unido y consolidado”. "Esa unidad da fuerza. Están muy contenidas entre ellas y eso las motiva mucho”, dijo Leguizamón. Y añadió que "hay muchas cuestiones individuales y de funcionamiento colectivo para mejorar”.

 

 

 

Laura Leguizamón – Entrenadora de las categorías sub-13 y sub-16

"Queremos completar todos los equipos y conseguirles indumentaria. En la Primera la idea es armar un equipo lo más competitivo posible, que logre resultados”.

 

Julieta Bordón – Entrenadora de las categorías pre mini y mini

"Nos faltan muchos materiales y todo lo que hacemos es a pulmón. La única forma de progresar es que se involucren las familias y den una mano”.

 

Gabriel Oroz – Presidente

"En muy poco tiempo pasamos de tener una actividad abandonada a tener algo armado, con posibilidades de seguir creciendo”.

 

Pablo Leguizamón – Entrenador de la Primera y la sub-19

"Tenemos un grupo unido y consolidado. Y esa unidad da fuerza. Las chicas están muy contenidas entre ellas y eso las motiva mucho”.

Comentarios