Martes 11 de Diciembre   14:02 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
San Vicente

“Campeón moral”: el Depo coronó el mejor torneo de su historia

El conjunto sanvicentino cayó en la final de la Liga ABEE por 73 a 61 ante Cañuelas, en condición de visitante, pero igual escribió la página más gloriosa del club.

La Primera del básquet del Club Deportivo San Vicente, tras llegar a la primera final de su historia en la Liga de Esteban Echeverría, se ganó la posibilidad de jugar el Torneo Provincial.

El segundo puesto del Depo tiene un condimento extra: fue el único de los equipos que llegaron a semifinales que no contaba con jugadores pagos entre su plantel.

El combinado dirigido por Horacio “Toti” Coz, se enfrentó contra uno de ellos en la semifinal del torneo, el Cultural de Guernica, al que logró superar en un choque para el infarto. En la final, le tocó Juventud Unida de Cañuelas –invicto hace dos años- con cuatro hombres pagos, dentro de sus filas.

Por esto mismo, que el club haya caído en una final contra un equipo con cuatro de sus cinco jugadores en cancha de una categoría profesional, no es una decepción, mucho menos un fracaso, sino que convierte a un equipo que batalló hasta el último cuarto de igual a igual, en un campeón con todas las letras.

En un marco espectacular, donde se respiraba el clima auténtico de una final, se enfrentaron los dos equipos, quienes ya lo habían hecho en el torneo y se definió en el tiempo suplementario, siendo los de Cañuelas los vencedores.

El primer cuarto arrancó con mucha intensidad, que se mantuvo a lo largo del partido. El tanteador arrancó favorable a los de San Vicente, que con dos triples se adelantaron, pero luego el local lo dio vuelta y se empezaron a repartir los tantos, sin que ninguno pudiera despegarse, tal es así que el final de los primeros 10 minutos fue de 15-14, a favor de los de Cañuelas.

El arranque del segundo siguió con la paridad; el nerviosismo se notaba en ambos lados y el cotejo se tornó de ida y vuelta, con tiros no tan certeros, siendo que en la que erraba uno, metía el otro. El palo y palo que propusieron en la primera mitad, llevó a que se vayan al descanso con el marcador en igualdad en 27 puntos.

En la vuelta, ambos siguieron incesantes: cuando uno quería sacar distancia, el otro le respondía de la misma forma y la igualdad de los tantos seguía a flor de piel, hasta la mitad del cuarto, con el marcador en 34. Allí, a partir de dos contraataques y tiros desde la línea, sumados a los errores tanto ofensivos como defensivos, los cañuelenses sacaron una ventaja de 17 de luz, que llevaron a los dirigidos por Marcelo Petre, al último chico con menos presión.

A pesar de tener una diferencia en contra muy abultada, el Depo siguió batallando y faltando 5 minutos para la culminación, se había puesto a solo 8 de distancia, lo que hacía soñar con el batacazo. Por su parte, Juventud Unida con más experiencia, supo cómo manejar los hilos del encuentro y volvió a sacar una buena distancia, que terminó con el grito de “Dale campeón”, con un 71 a 63 final.

Luego del encuentro, en diálogo con El Diario Sur, Franco Fernández, jugador del Deportivo comentó: “Lo llevamos hasta el tercer cuarto, donde sacaron una distancia de 5 o 7 puntos, fue un partido peleado hasta el final, pero no se nos dio”. A su vez, el técnico reconoció la instancia adonde llegaron y dijo: “Estos pibes tienen 10 años más de básquet por delante y están trabajando como unos animales”. “Hay que felicitar a Juventud Unida que es un buen equipo”, cerró reconociendo la aptitud del rival.

 

 

Comentarios