Domingo 23 de Septiembre   04:27 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Personaje

Alberto Romero y sus hijos, un ejemplo de solidaridad y artes marciales en San Vicente

El nacido en Chaco, de 63 años, tiene tres hijos: Marcos, David y Manuel, y todos son cinturón negro en taekwondo, como él, que es VII Dan. Su historia de vida y la nueva escuela que abrió en el Club Mitre.

Alberto Romero y sus hijos, un ejemplo de solidaridad y artes marciales en San Vicente

Hace algo más de 63 años nacía dentro del Impenetrable Chaqueño Alberto Romero, quien despues de mudanzas por Lanús y Claypole, vive en San Vicente hace ocho años. Desde que llegó, dio clases de taekwondo en la Sociedad de Fomento San Martin durante cuatro años y también en distintos lugares esporádicamente. Actualmente, enseña en el Club Mitre. También es visitante ilustre en ciudades de Chaco y Corrientes, por sus aportes solidarios.


Sus tres hijos, Marcos, de 26 años, IV Dan en taekwondo y III en kick boxing, David, de 21 años y II Dan en ambas disciplinas y Marcos, el menor, de 19 años, quien es I Dan en taekwondo y II en kick boxing. Entre ellos, según cuenta, orgullosamente, su padre "ganaron el 99% de las competencias en las que participaron". 14 Copas de las Naciones, 10 campeonatos Sudamericanos de CETI, 2 campeonatos mundiales de UIAMA en 2008 y 2010, entre otros, además de alrededor de 140 torneos de distintas modalidades.


En su carrera, Alberto reconoce que no fue un "súper competidor", pero cuenta que logró "un título internacional en Chile en 1983 y alrededor de 30 torneos menores". En 1994 llegó uno de los momentos más duros de su carrera. En un accidente casero, se dislocó la articulación de una de sus rodillas hacia afuera, lo que le generó la rotura de ligamentos, de meniscos y el desprendimiento de la rótula. A pesar de pasar por tres operaciones, nunca pudo volver a competir.


Desde el fatídico accidente, Romero solo pudo continuar dando clases. "Tuve alrededor de 300 alumnos, y fui dejando muchos cinturones negros en el camino, cuando me fui mudando de los distintos lugares en donde viví", relata.


En la actualidad, Alberto da clases en el Club Mitre, lunes y miércoles de 19:00 a 22:00 horas, para menores y mayores, con un arancel de 300 pesos, aunque destaca que durante muchos años enseñó gratis a menores de 12 años y afirma: "Nunca exigimos ropa, exámenes ni participación en torneos, porque capaz que los padres no pueden solventar esos gastos. El chico va a seguir practicando igual, tenemos ninguna exigencia".


Apenas llegó a San Vicente, Alberto Romero siguió ayudando a las zonas más vulnerables, como lo hacía también en Chaco, Corrientes, Lanús y Claypole. "He repartido ropa, calzados abrigos y comida a comedores, también ayude a varios politicos", menciona.


Hijo de un indio toba y orgulloso por eso, Alberto destaca: "Durante ocho años realicé trabajos solidarios en el Impenetrable Chaqueño, mi pueblo originario, también en Concordia y demás ciudades, donde me han nombrado como Visitante Ilustre".
 

Comentarios