GUERNICA

Policías de guardia en el hospital de Guernica reclaman el pago de las guardias

Debido a los constantes roces y problemas entre los médicos que atienden las guardias y los pacientes, desde septiembre pusieron custodia policial. No obstante, los efectivos todavía no cobraron sus sueldos y denuncian estar trabajando en condiciones inadecuadas.
miércoles, 04 de febrero de 2015 · 10:48

La salud y la seguridad son dos de los pilares esenciales del bienestar social y también dos de las premisas que siempre reclaman los ciudadanos. No obstante, no estarían siendo cumplidas o bien atendidas en Guernica. Desde el hospital municipal, Cecilia Grierson, llegan las quejas, no sólo de los pacientes sino de quienes están encargados de la seguridad de los médicos de guardia.

Los policías que allí desempeñan las guardias, con turnos de 12 horas, denuncian que hace 4 meses que no cobran el sueldo correspondiente a este servicio y que, desde el hospital, se les brindarían malas condiciones de trabajo, así como también estarían brindando un mal servicio de guardia a los pacientes.

Todo comenzó el mes de septiembre del pasado año, cuando tras un accidente entre médicos de guardia y pacientes, desde el Ministerio de Salud decidieron poner una guardia policial permanente en este centro médico. "Desde octubre hubo caballería hasta diciembre, con efectivos de la comisaría de Guernica. Después lo levantaron a eso, quedaron solamente efectivos de Guernica y los que venían a hacer adicional”, explica uno de los policías que realiza estas guardias.

Se trata de tareas adicionales al servicio ya establecido, que son de 12 horas: de 8 a 20 y de 20 a 08 de la mañana, que son realizadas por personal del comando de Presidente Perón, de la comisaria de Guernica.

"En septiembre se empezó a hacer guardias; se hacen ahí más que nada para protección de los médicos, porque les pegaban, los amenazaban y demás, después del conflicto que hubo el ministro ordenó que se ponga policía”, añade.

A pesar de llevar más de 4 meses trabajando, todavía no vieron ni un centavo del sueldo que tendrán que percibir. Son entre 8 y 10 policías, una decena de familias que necesitan de este dinero para su vida diaria.

"Llamamos al ministerio y nos dicen que no entró el pago, que llames otro día, sino te pasan con el teléfono de un comisario, que es el encargado que está en el Ministerio de Salud, nuestro referente, encargado del adicional, que nos boludea. Te dice que te paga y después que entró mal la planilla, que ya va a salir y siguen sin pagarnos”, denuncia el efectivo de la policía de Guernica.

Algunos de ellos necesitan el dinero por cuestiones de salud, para comprar medicamentos o bienes básicos para todos los días. Ante los reclamos de estas situaciones extraordinarias, sus superiores solo los habrían contactado con un coordinador que le habría asegurado que en breve tendría el pago, y mientras tanto le conseguirían los medicamentos pero todo esto no pasó.

"El área de salud paga a tesorería, lo deposita mediante nuestra cuenta bancaria en Seguridad, a nuestra área, pero nos dan vueltas siempre y uno está ya cansado. Además los doctores se ponen quisquillosos, a veces no tienen ganas de atender a la gente y la gente se pone irritante, los patea y uno tiene que dar la cara. A parte de que no nos pagan no nos dan un lugar físico para estar ahí adentro los que hacemos adicional. Generalmente estamos sentados en los autos particulares”, afirma el policía.

Además, asegura que en varias ocasiones han acudido al rescate de los médicos, "porque este hospital no es un hospital tranquilo que digamos”. "Más porque la atención a los pacientes es a veces muy deficiente. Están comiendo tutucas en la guardia y sólo va la enfermera a preguntar qué les pasó y le hacen una revisión de cara, de ojo nomás, con un vistazo general mediante una encuesta de que es lo que te pasa, no lo examinan ni nada. Si la enfermera considera que es para urgencias le da un turno y lo hace esperar y te atienden, si la consideración de la enfermera es negativa te dice: ‘esto es para emergencias’ y te patea”, denuncia.

Todas estas pequeñas deficiencias a la hora de atender a los pacientes hacen que las intervenciones policiales tengan que ser cada vez más frecuentes y más importantes ante la molestia y descontento que tienen los usuarios del servicio público de salud.

"Para ejemplificar, la semana pasada se quemó un tubo de iluminación en el área de terapia intensiva y tuvimos que salir corriendo, porque empezaron a decir que el incendio era en neonatología, a pesar de que era en terapia intensiva. Había un solo matafuegos que lo agarró un chico de limpieza, uno solo para todo el edificio. Tuvieron que sacar a todo el personal de terapia intensiva, a todos los bebés… con eso te digo todo”, denuncia el policía que tuvo que acudir en dicha ocasión al rescate de los pacientes.

Tanto los trabajadores como los efectivos policiales y los usuarios del hospital Cecilia Grierson reclaman que se cumplan las condiciones, ya sea de asistencia sanitaria como del pago de los salarios en tiempo y forma.

Comentarios