San Vicente

Daniel Di Sabatino: “Ahora mi mayor aporte es acompañar desde el silencio”

El ex intendente prefiere no opinar del gobierno de Mauricio Gómez y defiende sus ocho años de gestión. Apuesta a Gioja para presidir el PJ y le pide humildad a La Cámpora. Cómo son sus días tras dejar el poder.
lunes, 14 de marzo de 2016 · 00:00

Tras dejar de ser intendente en diciembre pasado, Daniel Di Sabatino, de 59 años, conserva uno de los enclaves principales para disputar el poder en el Municipio. Es presidente del Partido Justicialista de San Vicente, con mandato hasta 2017. Y, como único congresal nacional del Distrito, votará en las internas partidarias que el peronismo realizará el 8 de mayo próximo.

-¿Cómo se prepara el PJ para las elecciones internas?

-Fundamentalmente tenemos que asumir que hemos perdido las elecciones. La cuestión política está muy diversificada. Hay muchos dirigentes que tienen que gobernar sus distritos, y que ahora atraviesan situaciones impensadas un tiempo atrás. Y eso hace distintas las miradas que puede haber sobre cómo actuar en el tiempo que viene. Las diferencias son más pragmáticas que ideológicas.

-¿Quién te gustaría que sea el próximo presidente del partido?

-Me parece que lo más coherente es que sea alguien como José Luis Gioja, que es un dirigente de prestigio, un gobernador exitoso y muy reconocido por sus pares. Es un conciliador con posiciones claras. Lo que se debe lograr es una lista de unidad en la que todos los sectores se vean representados.

-¿Qué importancia creés que tiene La Cámpora dentro del Frente para la Victoria?

-Creo que cada uno tiene que ubicarse en el lugar que le corresponda; dejarse de narcicismos y trabajar a favor. Para eso vale la humildad y la ubicación. Porque si nos ponemos allá arriba cada uno, no le hacemos bien al peronismo.

 

El silencio ante el gobierno de Gómez y la defensa de la gestión de ocho años

Consultado por la primera parte de la gestión del intendente Mauricio Gómez (Cambiemos), Di Sabatino se ataja: "Prefiero no opinar. Me parece que con los hechos se va a ir definiendo”.

-¿Por qué no opinás?

-Porque yo creo que hoy la gente necesita que uno esté para aportar y no para criticar. Es muy temprano todavía y hay muchas cosas en las que les puede ir bien. Hay cosas que están mal, pero tienen cuatro años de gobierno por delante, por lo tanto salir hoy al cruce con muchos de los cuestionamientos que se les pueden hacer, no sería aportar nada. Quizás el mayor aporte en este momento sea acompañar con el silencio. Yo siempre me puse a disposición. No ocultamos nada, cuidamos las obras, el patrimonio, la administración, la situación económica. Y está a la vista que no hubo ninguna crisis. Y ahora acompaño. A mí, en su momento, cuando asumí el gobierno, me hubiese gustado tener ese acompañamiento de parte de quienes se habían ido.

-¿Qué balance hacés de los ocho años de tu gestión?

-Lo principal para los peronistas es generar trabajo. Y nosotros le dimos oportunidades al sector privado para que invierta y crezca en el Distrito. Desde lo político, logramos bajar las tensiones y que haya una buena convivencia. Inauguramos los tiempos en que las mesas de propaganda política en época de elecciones pueden estar en la plaza, una al lado de la otra. Eso antes no pasaba. También resalto las fiestas populares que instalamos y otro mérito es que resolvimos el equilibrio de cuentas. También dejamos de lado la etapa en la que el Municipio solo atendía el alumbrado, barrido y limpieza, y empezamos a tener injerencia en seguridad y educación.

 

La derrota ante Barralle y la vida de un ex intendente

Las elecciones primarias de agosto del año pasado marcaron para Daniel Di Sabatino el fin de su gobierno. La lista de la agrupación La Cámpora, tras una ostentosa y millonaria campaña que logró posicionar al foráneo Diego "Chapu” Barralle, desbancó al entonces intendente, que ahora da su versión de la derrota: "Está muy claro que en los últimos dos años hubo una decisión de un sector del FPV, que no reconoció a sus dirigentes, de llevarse puesto el Distrito. Y se usaron malas artes y no fue lo mejor para San Vicente”.

-¿Y no pensás que hubo factores internos de tu gestión que motivaron que eso pasara?

-Bueno, siempre va a haber. Yo no voy a salir a hablar maravillas de mi gestión ni a decir que fuimos un desastre. Creo que fuimos un muy buen gobierno que tuvo objetivos y que cumplió gran parte. Pero no es que hubo una falla fundamental. Hubo muchas fallas, y también virtudes. Pero el sector interno nos complicó, y tuvo una cantidad de herramientas y recursos muy mayores a las nuestra. Al final la gente se sintió invadida y en la elección hubo un vuelco masivo al único sanvicentino que quedaba (por Mauricio Gómez).

-¿Te esperabas la derrota?

-Digamos que en los últimos días la situación se fue poniendo muy complicada. Pero siempre las encuestas me dieron a favor. Lo que pasa es que en las encuestas no estaba la gente nueva que se radicó en San Vicente en aquel momento.

-¿Y cómo es dejar de ser intendente?

Bueno, se extraña. Aunque ya menos. Pero hay un estilo de vida que me llevaba entre 12 y 15 horas diarias. Y a estar afectado al encuentro diario con compañeros y dirigentes. Y ahora lo llevo de a poquito. A mí los intendentes me han dado la satisfacción de seguir dándome participación en reuniones. Y en la Federación Argentina de Municipios soy secretario ejecutivo del bloque justicialista. Así que mantengo mi espacio, mínimamente, pero por lo menos estoy.Manuel Nieto

Comentarios