San Vicente

Gómez: “Tenemos que tirar para adelante sin banderías políticas”

El intendente de San Vicente repasó sus 150 días de gestión y aseguró que “estamos encaminados”. Anunció obras y proyectos para el futuro. Prometió la recuperación de la laguna y el saneamiento del basural.
miércoles, 11 de mayo de 2016 · 15:40

El Libertador José de San Martín, el Papa Francisco y la gobernadora María Eugenia Vidal. Esas son las únicas figuras que conviven en las paredes de la oficina del intendente en la Municipalidad de San Vicente. Mauricio Gómez, el jefe comunal encargado de esa austera decoración, habla pausado y tranquilo. Repasa los primeros 150 días de su gestión y repite una y otra vez que "estamos encaminados”.

-Hace un año atrás todavía no te habías decidido a ser candidato, ¿cómo te cambió la vida al convertirte en intendente?

-A nivel personal, más que nada se trata de manejar los tiempos, porque en esto no hay horarios: surgen cosas a cualquier hora del día y tenés que estar presente para dar soluciones a los vecinos. Pero ya nos estamos acostumbrando a esta nueva actividad que es llevar adelante el Municipio. En cuanto a la intensidad, no nos asusta para nada porque siempre fuimos gente de trabajo.

-¿Con qué te encontraste cuando asumiste?

-En primera instancia, un gran desorden adentro del palacio municipal. Había papeles en cualquier lugar, muchos trámites sin concretar, habilitaciones sin dar. En líneas generales, muy desorganizada la parte administrativa, más allá de la buena voluntad del personal. Y ahora hemos mejorado mucho en ese aspecto, estamos muy encima para agilizar los trámites. Eso se traduce en una mayor comodidad para los vecinos y en más ingresos para la Comuna e inversiones para el pueblo.

-¿Y por fuera de la municipalidad cómo era la situación?

-Era similar: muy desorganizados todos los elementos y herramientas de calle que precisamos para ir a trabajar. El corralón estaba devastado, fuera de actividad, con empleados que no tenían nada para hacer porque no había máquinas. Y bueno, rápidamente empezamos a reparar maquinaria y recuperamos todo lo que fue posible. Y ya para este año vamos a incorporar ocho nuevos vehículos pesados para dar soluciones en zanjeo y mantenimiento de calles, que es lo que los vecinos vienen pidiendo con justa razón.

-¿Qué te dicen los vecinos?

-Los vecinos están siempre atentos al día a día de lo que está pasando en San Vicente. En general estamos muy bien, pero lejos de lo ideal. Tenemos que llegar a los barrios. Estamos en deuda, pero no por capricho: no sirve que vayamos sin nada, tenemos que ir con soluciones. Y para eso estamos trabajando. Pedimos un crédito de 12 millones de pesos al Banco Provincia para la compra de maquinarias que van a salir a las calles y van a solucionar los problemas concretos.

-¿Cómo ves el futuro de San Vicente?

En el corto plazo, si Dios quiere vamos a tener la posibilidad de realizar obra pública en los barrios, con asfaltos, mejorados y luminarias. También se van a instalar cloacas en Alejandro Korn y Domselaar. Y esperamos recuperar el espejo de agua de la Laguna del Ojo para la primavera. Eso va a ser el puntapié para instalar turísticamente a San Vicente, dándole además un fuerte impulso a la Quinta de Perón. Ya está confirmado que la Provincia se va a encargar de sanear el basural a cielo abierto de la Ruta 58, eso es muy importante. Por otro lado, en seguridad estamos por sumar unas 100 cámaras en todo el distrito, que, con las 50 que ya tenemos, van a funcionar coordinadas por un centro de monitoreo.

-¿Cómo está la situación en el área de salud?

-En el hospital, más allá de que ni la gente ni nosotros vamos a estar conformes nunca, hemos nombrado a más de 50 profesionales para mejorar la atención. Pusimos cinco ambulancias en funcionamiento, y estamos en camino para sexta. En poquito tiempo vamos a reinaugurar la sala de atención primaria de Domselaar, y también la de Alejandro Korn que queda al lado del Colegio Yapeyú, con guardias de 24 horas.

-¿Quiénes integran tu círculo de confianza en el día a día?

-Bueno, el principal apoyo es el del grupo que caminó estas elecciones a partir de que decidí ser candidato. Es un grupo muy sólido, encabezado por (el jefe de Gabinete) Federico Cantó y (el secretario de Gobierno) Alejandro Magnetti. Tenemos muy buen diálogo y somos muy abiertos. Y después está el apoyo de mi familia, que es constante, y que trabajamos todos los días, dentro y fuera de las oficinas.

-¿Cómo te imaginás dentro de tres años y ocho meses, cuando se termine tu mandato?

-Me veo más viejo y más flaco, eso seguro (risas). Nos vemos con la satisfacción de haberles llegado a todos con un cambio y que la gente esté contenta. Y en las próximas elecciones a intendente quien siga o quien venga se encuentre con un San Vicente mucho mejor que el que recibimos nosotros.

-Vos nunca habías participado en política, ¿cómo te recibieron los dirigentes locales?

-El político de toda la vida es muy fanático en sus ideales. Eso es lo que yo veo de afuera, más allá de que ahora soy político. Yo no siento el fanatismo que sienten otros tipos que trato día a día. Para mí, hacer política es llevar adelante una buena gestión y lograr cosas para los vecinos. Si se deja de lado el pensamiento sesgado y el pase de facturas va a ser la solución para el país.

-En la apertura de sesiones del Concejo Deliberante dijiste que el próximo año no querías ver las banderas de las agrupaciones políticas sino solo una, la de San Vicente. Suena muy lindo eso, ¿pero cómo se lleva a la práctica?

-Bueno, en primera instancia eso es literal, porque estamos tratando de crear una bandera para San Vicente, como muchos otros Municipios ya tienen. Y si Dios quiere en la próxima apertura de sesiones la vamos a ver en el Concejo Deliberante. Y queremos que detrás de esa bandera estén todos los políticos, con su fanatismo, pero volcados a trabajar por los vecinos. No va a ser imposible, hay que demostrarles día a día que nuestras propuestas son buenas, y animarse a pensar en grande. Tenemos que tirar para adelante sin banderías políticas.

Comentarios