SAN VICENTE - CIUDADANÍA

Proyecto solidario: alumnos de Monte Grande pintan la escuela N°5

Leonardo Navarro, profesor de la ESB N°41 de dicha localidad, organizó una cruzada solidaria y el último viernes pintaron ellos mismos la escuela rural local.
martes, 11 de noviembre de 2014 · 15:47

Existen materias en las escuelas que dan para algo grande, siempre que se quiera. Y los alumnos del último año de la secundaria N°41 de Monte Grande, partido de Esteban Echeverria, así lo hicieron.

El encargado de la coordinación del movimiento solidario fue el profesor de Construcción Ciudadana, Leonardo Navarro.

Habiéndose acercado al distrito sanvicentino con motivo de su mudanza, conoció la institución y a sus autoridades y decidió ayudar con lo que ellos creyeron necesario: la pintura para el establecimiento.

"Yo soy profesor y dicto la materia Construcción Ciudadana, donde siempre trabajamos los temas de solidaridad, compromiso y un montón de cosas con los chicos. Yo me estoy mudando acá a San Vicente, entonces conocí la escuela, a la Directora, que había estado en Esteban Echeverria también y yo no sabía y hablando con ella le pregunté qué estaban necesitando, como para organizar alguna movida. Así fue como me dijo que estaría bueno pintar la escuela”, relata uno de los protagonistas de esta historia.

Así comenzó la "movida”, que rindió frutos y logró hacer trabajar a un gran grupo de adolescentes por una buena causa.

"Cuando se lo planteé a los chicos, la idea era hacer algo para conseguir pintura, enseguida nos pusimos a juntar plata y después los chicos mismos de tercer año me dijeron, ‘profe, ¿por qué no vamos y la pintamos?’, surgió de ellos mismos y la verdad que fue una linda experiencia”, revela Leo.

-¿Cuánto tiempo estuvieron para organizar esto y poder juntar el dinero para lo que se necesitaba? Y mirá, estuvimos un par de meses con toda la movida. Hacer una salida lleva un montón de tiempo. Yo quería que conozcan la laguna, porque muchos chicos no la conocían. Ese mismo viernes por la mañana fuimos a la escuela, la directora nos recibió con un desayuno, conocimos a las maestras, el jardín que funciona ahí mismo, en la escuela rural N° 5 "Jonas Salk”. Fue una muy linda experiencia, estuvimos toda la mañana pintando, aunque no terminamos con todo. Si bien eran 50 chicos, viste que cuesta organizarse, asique pintamos un poco el frente, las paredes del costado, los laterales y una pared del fondo del comedor. Eso hasta el mediodía y luego nos fuimos a la laguna y pasamos toda la tarde en el Camping Municipal que está ahí mismo.

-Como profesor ¿cómo viste vos a la escuela en cuanto a sus necesidades? Yo la vi bien. Yo vengo de otro distrito y es imposible pintar una escuela porque son enormes. La idea era poder dar una mano, en cambio acá en San Vicente, se la ve bastante bien, bien organizada, son pocos maestros. Yo justo me estoy mudando ahí cerca, estoy encantado con la escuela, es más, quiero ver si puedo pasar el cargo para esa escuela.

Llevar adelante este tipo de acciones lleva mucho tiempo y también lo más importante, que es la entrega de uno mismo hacia el otro.

-Más allá de la buena predisposición de los chicos, ¿cómo lo llevaron a cabo? ¿Fue fácil meterlos con esta movida? Mirá, yo tengo una personalidad bastante particular, cuando le meto con algo, termino arrasando gente para todos lados. Pero los chicos se re coparon de entrada, se engancharon. Hicieron un plan organizado en la escuela para pedir plata todos los días, pasando por los salones, vendían tortas que hacían los papas, vendían café, y un montón de actividades. Por ahí no pudimos junta demasiado, pero se ayudó bastante. Algunos traían libros, una profesora donó una computadora que no usaba más y la dejamos en la biblioteca para que la usen donde más haga falta.

-¿Van a continuar con esas tareas? Sí, este año ya no, porque ahora quedan entre quince y veinte días de clase. El tema es que el año que viene la idea es venir a trabajar acá. Seguramente continuaré, pero desde acá.

Siempre pero siempre, el final de un acto solidario, cualquiera sea, deja un saldo positivo desde dos perspectivas distintas. Los alumnos de la escuela N° 5 tiene ahora un lugar renovado y quienes lo hicieron posible, desde aquellos anónimos que dieron su dinero para la causa hasta los que la llevaron a cabo, saben que el placer es inmenso.

Comentarios