Premio

El Rotary entregó reconocimientos a servidores públicos

Los recibieron el suboficial mayor Eduardo Behrens, de Bomberos; el teniente Fabián Prunzini, de la Policía; y Oscar Gouver, del hospital. Emoción, orgullo y lágrimas.
viernes, 30 de octubre de 2015 · 15:04

El Rotary Club de San Vicente entregó el último miércoles reconocimientos a servidores públicos con una labor destacada en la comunidad. Un representante del cuerpo de Bomberos, uno de la Policía y otro del Hospital Ramón Carrillo recibieron las distinciones.

Por los bomberos, recibió un diploma al mérito el suboficial mayor Eduardo Berehns; por la Policía, lo hizo el teniente Fabián Prunzini; y por el hospital, el empleado administrativo Oscar Gouver.

Las distinciones fueron entregadas de manos del presidente del Rotary Club de San Vicente, Pablo Matoyoshi. Y también estuvieron presentes el subcomisario titular de la Seccional Primera de San Vicente, Daniel Bogado; el jefe del Cuerpo de Bomberos local, Norberto Mucha; y el presidente de la cooperadora de esa última entidad, el doctor José Spala.

En diálogo con El Diario San Vicente, Behrens expresó su agradecimiento por el reconocimiento a su labor y se mostró emocionado. "Soy bombero desde los 17 años porque siempre tuve vocación de servicio, y lo sigo haciendo porque es algo que uno hace por su comunidad y entonces no se lo puede dejar”, explicó y agregó que lo más gratificante del oficio bomberil es "salvar una persona o rescatar los bienes de alguien”.

El teniente Prunzini, por su parte, además de agradecer el diploma, hizo hincapié en el apoyo de su familia: "No es fácil porque a la Policía se le dedica mucho y entonces uno deja de estar mucho tiempo con sus hijos. Por eso es muy importante el apoyo que me dan ellos”. Acerca de su oficio, Prunzini aseguró "que no lo puede dejar” porque lo lleva "en la carne”.

Por último, Gouver, que hace 16 años que trabaja en el sector de recursos humanos del Hospital Ramón Carrillo, resaltó a su institución: "Toda la gente que trabaja en el hospital se merece este premio. Porque ahí uno aprende a ser solidario y comparte lo poco o mucho que tiene. Toda la gente que viene lo hace con problemas de salud que terminan siendo afectivos. Y yo puedo dar fe de la buena voluntad que le pone todo el mundo y la contención que se le da a la gente. A veces, con muy pocos recursos, hacemos mucho”.

Comentarios