Nuevo piso para el Verdiblanco

La Revolución del Parquet

El Club Social de Alejandro Korn ya tiene la primera cancha con piso flotante de San Vicente y alrededores. El logro histórico, el camino, la emoción de los socios.
lunes, 02 de noviembre de 2015 · 16:56

La típica cancha que se utiliza tanto para jugar al fútbol 5 como para el básquet suele ser el corazón de los clubes de barrio. Es el espacio en el que se practican las disciplinas principales, donde los jugadores y jugadoras corren atrás de la pelota. Es el área simbólica que marca el pulso vital de la institución. Allí se posan las miradas desde las tribunas; allí transcurren los entrenamientos en los que se aprende y, los fines de semana, los partidos en los que se compite. En ese lugar, además, transcurrieron los sucesos deportivos históricos que signaron la historia y la identidad del club, las batallas míticas.

La cancha del Club Social de Alejandro Korn ha cambiado radicalmente su fisonomía. Desde hace dos semanas, es la primera con piso flotante de todo el Distrito y alrededores. Se trata de un progreso cualitativo descomunal para una institución barrial clave en San Vicente, que logra jerarquizarse y ampliar sus horizontes.

Con el piso flotante -inexactamente llamado parquet-, el club de Alejandro Korn podrá aspirar a disputar torneos provinciales de básquet masculino –su punto más fuerte- y también ser sede para la Selección de la Liga de Esteban Echeverría, en la misma disciplina. Además, aseguran los que saben, la nueva cancha –que luce mucho y es imponente- atraerá a un gran número de chicos que quieran practicar deportes. Y también es buena para salud: desgasta mucho menos los huesos y articulaciones, a diferencia de la malsana loza.

En diálogo con El Diario San Vicente, el presidente de la entidad, Israel Caire, habla con orgullo del flamante logro y rememora la génesis del proyecto: "Carolina D´Ambrossio, -hermana de ‘Pipi’, el jugador de la primera del básquet- como conocedora de la herramienta de la Coordinación de Asistencia Directa a Instituciones (CADI), hace un tiempo nos había dicho que cuando tuviéramos los papeles bien, podíamos empezar a gestionar algo para el club. Y entonces todo se desencadenó cuando a fines del año pasado salimos campeones de básquet y, en medio de la euforia, ‘Pipi’ me dijo que teníamos que hacer lo del piso flotante porque ellos ya estaban grandes y le querían dejar algo a la institución”.

Lo que siguió a la iniciativa de los jugadores de la primera y de la Comisión Directiva del Verdiblanco fue una gran apuesta llena de trámites y papeles atrasados. Con un presupuesto acotado como el de cualquier club, quienes llevaban adelante el sueño de la cancha de parquet decidieron que debían pedir el subsidio al CADI, pero para eso debieron presentar un proyecto –arquitecto Julian Lede de por medio- y ponerse al día con deudas y formalidades para organismos públicos. Además, el parquet generaría otros gastos, como la necesidad de una nueva cancha ("la cancha dos”), que fuera de loza, y el arreglo del techo para que no haya goteras. Para eso, desde el club vendieron publicidades y –como de costumbre-organizaron fiestas.

"Presentar todos los papeles y ponernos al día fue una apuesta –relata Caire-, porque tuvimos que poner mucha plata y eso fue sólo para que se generara el expediente, que no te garantiza nada. Eso pasó en abril, en julio ya nos dijeron que la cosa venía avanzada, y finalmente nos otorgaron el subsidio por 373 mil pesos, con 60 días para hacer la obra y 90 para rendirla”.

El 18 de octubre último –justo el día de la madre- ocurrió lo que Caire y sus laderos definieron como "La revolución Verdiblanca”: el desembarco de las miles de piezas de madera de guatambú que días más tarde formarían el flamante rectángulo flotante que se puede ver hoy en la cancha del Social.

"Realmente es una emoción inmensa. A nosotros, los socios que nos pasamos todo el día en el club, nos cuesta caer. Es un logro importantísimo”, refleja Caire. Y agrega: "Para los que sufren lesiones relacionadas al suelo, esto es una salvación. Y a los chiquitos de fútbol también les va a gustar porque la pelota vuela. Las chicas de patín avanzado también van a usar la cancha”.

Acerca de las reacciones ante el progreso edilicio del club, Caire cuenta: "De parte de los que estamos en el club se han visto muchas lágrimas. Y después, el resto de la gente de Alejandro Korn viene y no puede creer que esto se haya hecho acá. Yo creo que el 90 por ciento nunca había visto una cancha de parquet. Entonces se acercan, se sacan ‘selfies’; es algo muy lindo”.

Sobre el impacto de la nueva superficie, el presidente de la entidad asegura que es "un golpe de calidad muy grande” porque "el club necesitaba una nueva manera de mostrarse ante los vecinos”. "Venimos laburando un montón, creció mucho la cantidad de socios –en nuestra gestión pasaron de 500 a 800- y esto del parquet es una apuesta para que vengan todos a disfrutar del club”.

Por último, Caire afirma que "la clave está en demostrar que para lograr las cosas hace falta trabajo y compromiso” y nombra como claves para la consecución del objetivo a la Comisión Directiva del club, a las distintas subcomisiones y a la "Juventud Verdiblanca".

Comentarios