Polémica por las fiestas de egresados en la Quinta López

Los vecinos hicieron una denuncia ante la Policía. Se quejaron por los ruidos de la música durante tres noches seguidas. Finalmente, el último baile fue suspendido. La defensa de los dueños del lugar.
sábado, 12 de diciembre de 2015 · 11:16

La Quinta López es un espacio reconocido en San Vicente, con una larga trayectoria en la recreación de grupos de jubilados -por su extenso parque con lago en el que se puede disfrutar de un día de campo- y también en la organización de eventos y fiestas.

Algunas de las fiestas más comunes que se hacen en la quinta –ubicada sobre la calle Chubut, a algunas cuadras del kilómetro 58 de la Ruta 6- son las de Egresados, que suelen tener –luego de la cena de rigor con la familia- un baile al aire libre, al que asisten otros chicos, amigos o conocidos de los graduados.

Esos festejos, que sólo se realizan sobre fin de año, estuvieron en el centro de la polémica el último fin de semana, cuando un grupo de vecinos de la quinta, afectados por el sonido alto de la música proveniente de las fiestas, decidieron presentar una denuncia en la Comisaría Primera de San Vicente en contra de los dueños y organizadores de los eventos.

Es que el último fin de semana –extendido hasta el martes 8 por el feriado del Día de la Virgen- hubo una fiesta de egresados el viernes, otra el sábado y otra el domingo. Y había una planificada para el lunes, pero por la presión de los vecinos, el dueño y encargado de la quinta, Luis López, decidió sólo hacer la cena, y suspender el baile.

En diálogo con El Diario San Vicente, una de las vecinas denunciantes que vive al lado de la quinta, expresó: "Llegamos a esta instancia porque tuvimos tres días seguidos de música muy fuerte. En realidad no nos molesta la música y no le queremos sacar el trabajo a nadie, pero si ellos ponen el volumen a todo lo que da, y a las cuatro de la mañana tiran unos fuegos artificiales que parecen bombas, y encima lo hacen tres días seguidos… Es mucho, porque yo no molesto a nadie”.

Además, la vecina aseguró que los vecinos intentaron dialogar con López para llegar a un acuerdo, pero "fue imposible porque nos amenazó de forma violenta para que no lo molestemos más”.

"Quisimos hablar pacíficamente pero fue lo mismo que la nada”, enfatizó la vecina, y agregó: "Aparte con estas fiestas que hacen, de más de mil personas, siempre hay corridas, pibes que se pelean, micros que se paran en la puerta de nuestra casa y nos complican para salir”.

Por su parte, Luis López también narró su versión de los hechos a este diario. "Nosotros hace 25 años que estamos acá, con la quinta. Y desde siempre hacemos eventos y nunca pasó nada. Cuando llegamos no teníamos ni vecinos y de a poco se fue llenando. A todos siempre los ayudamos cuando se instalaron y teníamos buena relación”, contó López y agregó que, en las fiestas, "jamás hubo problemas porque nos manejamos con seguridad, ambulancia y todo lo que corresponde”.

Acerca de los hechos del último fin de semana, López aseguró que el salón de la quinta le fue alquilado a un tercero ("una persona responsable”) por los fines de semana de noviembre y diciembre, para que organice las fiestas de egresados. "A los bailes suelen venir mil personas, todos chicos que vienen a divertirse. Se hace primero la cena con la familia, y después el baile. También a veces hacemos fiestas que no son de egresados”, reflejó.

Consultado por el volumen de la música, López reconoció que llegó a ser "muy fuerte” y recordó: "Yo le había dicho al organizador que nos convenía ponerla más bajo porque me parecía que podíamos tener problemas, pero la verdad es que es un par de veces al año, no es que esto pasa todos los fines de semana”.

Acerca de la presunta violencia que le atribuyó la vecina, López las negó, y denunció que él fue víctima de amenazas por parte de los vecinos que se acercaron a la quinta a quejarse por la música. "Vino un hombre de 60 años con su yerno y me dijeron que pare la fiesta o iban a ir a buscar un arma a su casa para resolverlo de esa forma. Y a raíz de eso fue que decidí suspender la fiesta del lunes, porque en realidad, ni de la Policía ni de la Justicia vinieron a decirme nada”.

En sintonía, el padre de Luis, el reconocido Osvaldo López, de 84 años, agregó: "Que te pidan que bajes la música me puede parecer razonable. Ahora, que te impidan trabajar, creo que es un injusticia muy grande”.

 

Comentarios

Otras Noticias