SAN VICENTE

Ámbar Araya y su familia solicitan donaciones

La pequeña de tan solo dos años padece de un neuroblasfoma y está luchando constantemente por su vida. Sus padres tuvieron que dejar de trabajar por los requerimientos del tratamiento y solicitan la ayuda de todos los vecinos para poder subsistir económicamente.
viernes, 20 de febrero de 2015 · 14:03

Ámbar tiene dos años y lleva más de 7 meses luchando contra un cáncer infantil, neuroblasfoma, que la llevó a un estado crítico. Debido a la delicadeza de la enfermedad y los requerimientos médicos, sus padres debieron abandonar su trabajo y abocarse plenamente a ella. Debido a esto, hoy se encuentran en una difícil situación económica y piden la ayuda de todos los vecinos para salir adelante.

"Todo empezó con una tos una noche, no paraba y no paraba, se nos desmayó, creímos que se nos había muerto. La llevamos al hospital de San Vicente, no le encontraron nada, al otro día la llevamos al hospital de Brandsen donde la internaron. Parecía una bronquiolitis por el ruido en el pecho. Estuvimos 15 días ahí, los médicos no le encontraron nada, la trajimos al Garrahan, estuvo 20 días, y supuestamente no tenía nada. Le dieron el alta y volvimos a Korn. Estuvo cinco días, la llevamos a controlar al hospital de San Vicente, supuestamente tenía mocos en el pulmón, estuvo ahí un día y le dieron el alta pero nosotros veíamos que no estaba bien y que se iba a desmayar, entonces decidimos traerla a Casa Cuna. Acá se desmayó y la llevaron a terapia intensiva porque su estado respiratorio era grave, cuando la quisieron entubar para ponerle el respirador se dieron cuenta de que no era una simple bronquiolitis”, recuerda su papá, Marcelo Isaac Araya.

Fue entonces cuando, tras estabilizarla, le realizaron una biopsia y dieron con un tumor cancerígeno maligno que le había causado todos los problemas de salud. "Le había crecido desde el cuello y se le había metido en el tórax, donde le había desplazado la tráquea. Estuvo un mes en terapia intensiva y 25 días en coma inducido hasta que en terapia intensiva le hicieron la quimio y empezó a reducir”, cuenta Marcelo.

Desde entonces y con el tratamiento adecuado el tumor redujo un 80 por ciento con respecto a su instancia inicial y Ámbar se encuentra en condiciones para la segunda etapa del tratamiento. "La idea es operarla, sacarle lo que queda para luego empezar a prepararla para el auto trasplante que puede ser en el hospital Gutiérrez o en el hospital Ludovico de La Plata, que son los dos hospitales que hacen este tipo de tratamiento”, añadió su padre.

No obstante, el panorama para su familia es difícil. Ambos padres debieron dejar sus trabajos ya que, lo que parecía algo temporal, lamentablemente se extendió y Ámbar necesita atención completa las 24 horas del día.

A pesar de haber solicitado una pensión por invalidez, el municipio todavía se encuentra evaluándola para su aprobación y recién con suerte en marzo podrán cobrar algo.

"Lo que estamos necesitando es más que nada para sobrevivir, para poder continuar con esto, porque no sabemos cuánto va a tardar. No es que no queramos trabajar pero tenemos que estar constantemente con ella porque no la podemos estar exponiendo, pensábamos que cuando saliese de terapia intensiva íbamos a poder hacer una vida normal pero no fue así”, explica Marcelo.

"Gracias a dios en Casa Cuna nos han dado todo y conseguimos todo. Digamos que estamos en la mitad, ahora estamos en el hospital, con el tema de la operación a ver si el miércoles se hace y le terminan de sacar lo que le queda y después viene todo lo que es continuar el tratamiento que es un autotransplante de médula”, añade.

No obstante, las internaciones, estudios, traslados, trámites, la atención de los otros dos hermanitos de la pequeña y todos los gastos básicos de cualquier persona, hacen que la situación de esta familia sea complicada. Por este motivo sus papás abrieron una cuenta para que quien pueda y quiera solidarizarse Ámbar lo haga desde esta cuenta del Banco Provincia: número 516133/9 de la sucursal 7002, perteneciente a Alejandro Korn o mediante el CBU 0140093903700251613392, a nombre de Marcelo Issac Araya, DNI 92.879.944.

En este momento su familia solo recibe el apoyo del Centro Único Coordinador de Ablación e Implante de la Provincia de Buenos Aires (CUCAIBA), que depende del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), gracias al cual logran cubrir algunos medicamentos y tratamientos.

Comentarios