San Vicente

Victor Elso, el ferretero del pueblo

Tiene 90 años y atiende su negocio hace más de seis décadas. Conocido y querido por todos, es un ícono para San Vicente. Y sigue al pie del cañón
jueves, 12 de mayo de 2016 · 08:31

Victor Elso tiene 90 años: ese es el dato más impactante de esta nota. Es uno de los comerciantes icónicos en la historia de San Vicente; hace más de seis décadas que conduce el negocio que lleva su nombre –en realidad su apellido-; por excelencia, es el ferretero del pueblo. Todos lo conocen, todos lo quieren. Dueño de una lucidez y un estado físico envidiables, cada mañana elige levantarse temprano para abrir su local a las siete: y se queda hasta la hora de cerrar.

La biografía de Victor Elso indica que nació en un mundo absolutamente distinto al actual: en la zona rural del San Vicente de 1926. En aquel entonces, en la ciudad de Buenos Aires todavía no existían los colectivos, cuya aparición se dio dos años más tarde, en 1928, y el presidente del país era el radical Marcelo Torcuato de Alvear.

"Nací en el campo porque en ese momento no había hospital”, recuerda el viejo Victor entre risas que son una constante en toda la charla, y también en toda su actividad. Cada cliente tiene un chiste para hacerle, y él, otro para contestar. Ese es el clima que se vive en la ferretería ubicada en la esquina de las calles San Martín y Pesoa, enfrente de la Escuela Nº 1. En el local también está Marcelo, el hijo, quien comparte la simpatía de su padre y actualmente lleva adelante el local junto a su esposa.

"Tengo un hijo y una nuera que son espectaculares, y mi mujer, Hilda, es el palenque que me permitió seguir con el negocio a lo largo de todos estos años. Y éste es el regalo que me dio Dios”, explica el nonagenario mientras señala a su nieta, una niña de unos cinco años que se pasea por el mostrador de la ferretería, entre clavos, tornillos y herramientas. Y que lleva en su estirpe la sangre de las seis generaciones de sanvicentinos que la preceden.

Un kilo de clavos vale menos que un atado de cigarrillos

El Diario San Vicente le toma examen y Victor aprueba con creces: sabe los precios de todos los productos que tiene a su alcance. Y eso que es una ferretería de las grandes, caracterizada por su insólita variedad, que abarca desde la vajilla hasta el veneno para ratas. "El kilo de clavos está 35 pesos, es decir que es más barato que el atado de cigarrillos”, reflexiona el comerciante.

Acerca de la historia de la ferretería, Victor recuerda que le compró el local a su suegro, en 1955, y que dejó su oficio de viajante para pasar del otro lado del mostrador. "En todos estos años han pasado presidentes, diputados, senadores y jugadores de fútbol por acá. Y hay un millón de anécdotas para contar”, asegura. Y enumera algunos viejos amigos que ya no están, como Fito Marconi, Arturo Marini, Carmen Vals y Candelli. "Se van muriendo todos y quedo yo solo”, ríe el ferretero, que todavía maneja su Ford Escort.

Por fuera de su comercio, Victor dice que es un apasionado de los deportes, especialmente el fútbol. Y alardea con su colección de la revista El Gráfico y con sus experiencias con el buceo y el parapente. Pero su vida está en la ferretería. "No le encuentro el lado negativo al negocio. Acá estoy bien, charlo con todos, embromo. La gente de San Vicente siempre ha sido excelente”, cierra el histórico Victor Elso.

 Manuel Nieto

 

 


Comentarios

Otras Noticias