San Vicente

Piden la clausura de la empresa de camiones Euskadi de San Vicente por contaminación y ruidos

Los vecinos afectados llevan adelante un reclamo en el Municipio desde 2015. Áreas técnicas elaboraron una resolución para que la planta de operar y solo le falta una firma. En el barrio hay mal olor permanentemente.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 09:04

Ruidos molestos a toda hora, un olor nauseabundo casi permanente y hasta peligro de contaminación. Por esa situación pasan los vecinos  de San Vicente que viven en la cuadra en la que se emplaza la terminal de la empresa de transporte Euskadi. En un terreno de esa zona estacionan la flota completa de sus camiones y lo usan como base de operaciones.

“Ponen en marcha los camiones a toda hora y es imposible dormir. Hacen transporte de sustancias peligrosas y lavan las bateas acá mismo, tirando el agua a la zanja, eso genera un mal olor permanente. Además no sabemos qué es”, comentó ante El Diario Sur el vecino Juan Carlos Stagnaro, el más afectado por las actividades de Euskadi, porque tiene su casa pegada a la playa de estacionamiento.

El centro de operaciones de la empresa está ubicado sobre la calle El Litoral, entre Rivadavia y Pesoa, a ocho cuadras de la plaza Mariano Moreno. Los dueños de la firma son los hermanos Otegui. Sus padres eran dueños de una casaquinta que luego mutó en el estacionamiento actual. “La propiedad tiene 47 años y yo guardo camiones desde 1992”, se defendió ante la consulta de El Diario Sur uno de los socios, Martín Otegui. Reconoció que la cantidad de camiones aumentó en los últimos años. Y agregó: “Pero tenemos todas las habilitaciones en orden”. En la web oficial de la empresa promocionan el servicio de "transporte de sustancias peligrosas".

En rigor, en septiembre pasado la Dirección de Comercio y la Agencia Tributaria firmaron una resolución para que se les niegue la “prefactibilidad” y la planta sea clausurada. El documento, al que accedió El Diario Sur, tiene la firma de la titular del área de Comercio, Gabriela Ortega, y del secretario de Hacienda Santiago, López Escribano.

Fue girado a la Secretaría de Gobierno, que depende de Alejandro Magnetti, para que se efectúe la clausura, pero desde entonces el expediente está “dormido”. “Estamos atrasados, seguramente la semana que viene tendremos una resolución”, se comprometió Magnetti, consultado para esta nota.

El pedido de clausura se basa en un informe del área municipal de Ordenamiento Urbano y Planeamiento, que sostiene “la incompatibilidad del rubro” con un “área con una alta tendencia de crecimiento poblacional, residencial”. Determina que se trata de un establecimiento “incómodo o peligroso”. En consonancia, desde la Secretaría de Turismo y Medioambiente afirmaron en otro informe que “la actividad produce contaminación al medioambiente”.

El expediente se inició con la denuncia de los vecinos del barrio en 2015. Además de los retrasos, hay indicios de que en el Municipio el “caso Euskadi” desató una disputa interna entre los técnicos que creen que debe ser clausurado y los funcionarios que prefieren que siga operando con normalidad.

Entre las quejas que los vecinos relataron a El Diario Sur, Juan Carlos Stagnaro contó que en septiembre pasado en la empresa sufrieron el derrame de un barril de ácido clorhídrico o muriático. Según los testigos, el derrame fue a parar a las zanjas, que desembocan en la laguna de San Vicente. Por esas mismas semanas, hubo una mortandad inédita de peces en el espejo de agua. La Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires hizo un estudio para revelar las causas, pero el Municipio nunca difundió los resultados.

“Es una situación que nos preocupa mucho y no nos deja vivir en paz”, definió Stagnaro. Y agregó: “Estamos en una zona urbana residencial, no pueden ponernos una playa de camiones acá. Y el argumento de preexistencia no es válido porque por ejemplo yo adquirí mi propiedad en 1997 y mis vecinos, el matrimonio Otegui, lamentablemente ya fallecidos, tenían una casa de fin de semana, no un estacionamiento”.

Comentarios

Otras Noticias