San Vicente |

Tras los cajeros: qué hay y qué le falta al pueblo de Domselaar

La localidad creció de forma acelerada en los últimos años y la población tiene algunas necesidades. La instalación de cajeros automáticos es un paso adelante.

La localidad de Domselaar atraviesa en los últimos diez años un acelerado proceso de crecimiento. Su población se duplicó hasta llegar a los 12 mil habitantes que se calculan actualmente. La llegada de nuevos vecinos a la zona de “atrás de la vía” impulsó cambios importantes para el pueblo, que lentamente deja atrás sus características puramente rurales. En ese contexto, las necesidades de los vecinos son muchas y algunas no tienen respuesta por parte del Estado o del sector privado. ¿Qué hay y que le falta a Domselaar?

A partir de esta semana tendrán cajero automático. Un avance indispensable que se sumará a otros como la oficina de Anses (inaugurada hace tres años), la sala de atención primaria de la salud, la delegación municipal, la educación desde el prescolar hasta el secundario, el cuartel de bomberos (puesto en marcha este año), la subcomisaría y el playón polideportivo. La ciudad está conectada por dos líneas de colectivo y, desde hace dos meses, por el ramal Chascomus del Ferrocarril Roca.

Pero los faltantes son muchos. Los vecinos todavía no tienen servicio de gas y de agua por red, a pesar de que hace años que hay obras en ese sentido por parte de las empresas Metrogas y Absa. El intendente Mauricio Gomez había prometido terminarlas para el final de su gestión, pero no llegó. El gas podría conectarse en los próximos meses. Otro de los déficits importantes es la gran cantidad de calles en mal estado.

Tampoco hay sedes de atención de IOMA ni de Edesur, y PAMI funciona de forma intermitente. Obviamente tampoco hay un banco. La sala de salud no tiene un médico disponible las 24 horas, sí enfermeros. No hay educación terciaria y en los niveles inferiores las vacantes no abundan. La ciudad tampoco tiene un representante político propio: ninguno de los 18 concejales es domselaariano.

En cuanto a los comercios, hay una estación de servicio con algunos pocos surtidores. También hay supermercados y almacenes, una sola farmacia y una veterinaria. Otro problema surge porque no hay ninguna tienda oficial de las compañías de celulares, por lo que ante cualquier problema con sus teléfonos los vecinos tienen que viajar.

Otros faltantes aparecen en el rubro gastronómico. No hay pescaderías ni pizzerías ni heladerías ni bares para tener reuniones sociales. En las últimas semanas abrió un restaurante y hay algunas parrillas alejadas, sobre la ruta, pero no en el centro del pueblo. Tampoco hay una dietética. Todos comercios que podrían tener un potencial en la ciudad.

En la parte de la construcción sí hay corralones de materiales y varias ferreterías. No existe ninguna agencia de remises, solo algunos choferes particulares, cuya disponibilidad escasea los días de lluvia. En la parte social, hay más de un club de barrio, un centro de jubilados e iglesias de diferentes credos.

 

Dejá tu comentario