San Vicente

La crisis de la leche se siente en San Vicente y Korn

No se consigue leche La Armonía y cuesta encontrar segundas marcas.
miércoles, 27 de marzo de 2019 · 12:32

Tal como viene sucediendo en la mayoría de los supermercados del Gran Buenos Aires, en San Vicente y Alejandro Korn resulta imposible conseguir la leche “La Armonía”, una de las más baratas de las que se venden en sachet, contemplada en el programa “Precios cuidados”. En una recorrida que realizó El Diario Sur por comercios locales, solo en uno había segundas marcas de leche fluida: en el resto solo se pueden ver las diferentes variantes de La Serenísima, que cuestan 42 pesos.

El único supermercado del distrito que tiene leche en sachet de litro de segundas marcas es “Oriente”, de origen chino, que queda sobre la avenida Boulevard de Mayo, a metros del cruce de Alejandro Korn. Allí se consiguen sachet de San Lucio, por alrededor de 24 pesos cada uno, aunque se trata de un sustituto denominado “alimento lácteo a base de leche entera y concentrado lácteo”, es decir que está rebajado.

Ni en los supermercados Día % del distrito (dos en San Vicente y uno en Korn) ni el Chango Más de San Vicente hay otras leches en sachet que no sean las de La Serenísima. Sí aparecen algunas opciones larga vida (en Tetrapack), como la de la marca Día %, que cuesta 37 pesos. En el Día % de San Vicente quedó en la góndola de los lácteos un cartel que indica que “por la escasez” solo se les permite a los clientes que lleven de a dos leches La Armonía, aunque ese sector de la heladera quedó vacío.

Los faltantes de leche en los supermercados se vienen sintiendo desde hace semanas, cuando la empresa Mastellone empezó a entregar menor cantidad de La Armonía, su segunda marca, por faltantes en la producción. Señalaron que se debió a una caída en la producción láctea por las inundaciones en el centro del país.

La leche que se consigue, a 42 pesos, está por encima del valor medio que establece el Indec en su última medición, que lo estimó en 36 pesos, por lo que se trata de un golpe para el consumo de los sectores más vulnerables.

 

 

Comentarios