San Vicente | Malvinas | San Vicente | Ruben Ramírez

La despedida de Ruben Ramírez, un héroe de Malvinas con una historia de amor en San Vicente

Llegó a San Vicente hace siete años y fue un entusiasta integrante del Centro de Héroes de Malvinas. Murió junto a su pareja, Mónica.

El repentino fallecimiento del veterano de la Guerra de Malvinas Ruben Ramírez conmociona a San Vicente y a la comunidad de ex combatientes. Se trata de un vecino comprometido, querido y solidario, y que dejó una huella en la sociedad con su permanente vocación de “malvinizar”, como él definía su lucha. Fue hallado muerto este domingo en su casa del barrio La Pulpería junto a su pareja Mónica: los primeros avances de la investigación indican que los decesos se produjeron por inhalación de monóxido de carbono.

Ruben tenía 57 años. Era de la clase 1963, es decir que fue de la camada más joven de combatientes en Malvinas. En febrero de 1982 había empezado el servicio militar obligatorio, en el Batallón Logístico N° 9 de Comodoro Rivadavia. Luego del 2 de abril fueron enviados a las islas, y allí se quedaron hasta el final de la guerra, incluso como prisioneros. Le tocó vivir escenas dramáticas y hasta un ataque en el que logró salvar su vida de milagro. En los últimos años había regresado a Malvinas; lo recordaba como una experiencia movilizante.

ruben mavlinas1.jpg
Ruben Ramírez junto a su pareja Mónica en el restaurante de San Vicente "La esquina de Maruja", un lugar del que era habitué.

Ruben Ramírez junto a su pareja Mónica en el restaurante de San Vicente "La esquina de Maruja", un lugar del que era habitué.

Hijo de padres chaqueños, era oriundo de Lanús. Tuvo dos hijas, Ailín y Abril, de 24 y 29 años. Estaba a punto de ser abuelo por primera vez. A todos sus amigos les contaba con orgullo que el bebé se va a llamar Salvador.

Ruben se instaló en San Vicente hace siete años, junto a su pareja Mónica, en una casa cercana a la ruta 6. Enseguida se integró al Centro de Héroes de Malvinas local y formó amistades en el pueblo. Desde esa institución, se encargaron de llevar su mensaje de memoria y soberanía a las escuelas, a los medios de comunicación y a la sociedad toda. Encabezaron iniciativas solidarias y fueron parte de las maratones “San Vicente Corre por Malvinas”. Uno de los proyectos de Ruben era instalar un museo sobre la guerra en el distrito.

ruben ramirez.png

En diálogo con El Diario Sur, en 2018 se había referido a su rol en la sociedad. “Nuestra tarea como veteranos es que haya memoria sobre lo que fue Malvinas y reivindicar el derecho argentino sobre las islas. Nos enfocamos en los más jóvenes, porque ellos son los que tienen el temperamento para seguir con la lucha”, sostuvo. Y agregó: “Después de la guerra hubo diez años en los que no se podía hablar de Malvinas, se 'desmalvinizó'. A los excombatientes se nos escondía. Y creo que hoy en día la sociedad cambió su mirada y nos respeta y nos quiere”.

El ex combatiente “Beto” Aguirre, presidente del Centro Héroes y amigo de Ruben, lo recordó por su “empuje”. “Lo primero que hizo cuando llegó a San Vicente fue buscarnos y siempre quería que hiciéramos algo más. Era un gran amigo”, lo definió.

31907001_1882996241745490_6362997102745747456_n.jpg
Ruben Ramírez junto al presidente del Centro de Héroes de Malvinas de San Vicente, Beto Aguirre.

Ruben Ramírez junto al presidente del Centro de Héroes de Malvinas de San Vicente, Beto Aguirre.

“Él quería que los más jóvenes siguiéramos con el legado de Malvinas, con la lucha contra el olvido. Es un compromiso que vamos a seguir defendiendo”, refirió el dirigente del Rotary Club Pablo Matayoshi, que también era amigo de Ruben y organizador de San Vicente Corre por Malvinas. “Era un gran amigo, una persona muy sentimental, siento que me quedé rengo”, agregó.

Con Mónica, su segunda pareja, tenía una relación especial. Se refería a ella como “mi amor” y la tenía siempre presente en sus actividades. Este domingo a la medianoche la muerte los encontró cuando se preparaban para dormir. Un brasero encendido por falta de energía eléctrica hizo que el sueño sea definitivo. Pero los honores de Ruben y su lucha no serán borrados de la memoria colectiva de los vecinos de San Vicente y sus compañeros de armas.

Dejá tu comentario