vacuna | virus | menores

"La gran ventaja de la Argentina es que tenemos laboratorios donde se puede fabricar la vacuna"

El infectólogo Hugo Pizzi, asesor del gobierno nacional, estimó que el país puede llegar a neutralizar el virus con la producción local de la vacuna

El Doctor Hugo Pizzi es un reconocido infectólogo cordobés y profesor titular de Medicina en las universidades nacionales de Córdoba y La Rioja. Es además asesor internacional de los gobiernos de Perú, Brasil, Argentina y Córdoba. En exclusiva con El Diario Sur, el experto habló sobre la vacuna para menores que existen en el mundo y las perspectivas que tiene en torno a la erradicación del virus.

En la actualidad, ¿qué vacunas para menores existen?

En general, en vacunación de menores, la principal vacuna que tiene el mundo es la Sinopharm china, que se está utilizando en ese país desde los 3 años porque es una vacuna a virus muerto. Al ser clásica y antigua su composición, es idéntica a la que utilizamos a la poliomielitis, que también es inyectable a virus muerto. En estos momentos, los Emiratos Árabes Unidos impusieron la Sinopharm para ser utilizada a partir de los 3 años. Otra vacuna que es para niños es la Soberana 2 de Cuba, la cual nuestra ministra Carla Vizzotti junto a la asesora presidencial Cecilia Nicolini viajaron a hablar sobre esa vacuna a La Habana. Al ser hecha entre partículas de virus y toxoide tetánico, logra dar inmunidad incluso a mucosas y pude ser utilizada a cualquier edad. El único problema que tiene es que son tres vacuna.

También hay otras que ya fueron aprobadas para su uso en menores…

Después están las ARN mensajero que, hasta el momento, cubre la franja etaria que va desde 12 a 17 años, como las de Moderna y Pfizer. Esas han demostrado que son vacunas seguras y actúan formando una gran cantidad de anticuerpos. Con respecto a Rusia, el gobierno está tratando de evaluar la Sputnik V para su uso en menores y también tiene en desarrollo, desde el Instituto Gamaleya, un aerosol que se coloca en la mucosa nasal que podría servir en menores. Esas son las realidades y proyectos de investigación en curso.

¿Qué son las vacunas de ARN mensajero?

En un principio, las vacunas ARN producían un pequeño cuadro de alergia. Era por un aminoácido, que fue cambiado por la propia descubridora de la vacuna hasta que quedó un invento estupendo. Las vacunas ARN fueron una idea de una científica húngara que vivió hasta su adolescencia fuera de Budapest en piso de tierra y sin luz. Empezó a estudiar desde chica y siempre se interesó por el ARN de los virus en general. Durante 25 años tocó todos los timbres para desarrollar este tipo de vacunas y nadie le prestó atención. Hoy es la gran figura. Se llama Katalin Karikó y es el próximo premio Nobel de Medicina, sin lugar a dudas.

¿Cuáles son las vacuna aprobadas para menores que cuenta nuestro país?

Hoy, en Argentina estamos cubriendo nada más, y por el obsequio de Estados Unidos, la franja de 12 a 17 años. La Pfizer que se compró y la Moderna, que se regaló y también se compró, son idénticas. Por eso están siendo usadas en estos momentos en esa franja. La Sinopharm todavía no fue aprobada en el país para su uso en menores, pero es un tema que va a tener que empezar a hablarse, más que nada para inmunizar a los menores de 12. Ya se utiliza en China y en los Emiratos Árabes, que es un país con gran poder adquisitivo. Cuando ellos compran, es porque compran sobre seguro y tienen todos los asesoramientos científicos.

Hugo Pizzi 4.jpg
Hugo Pizzi también habló sobre la vacuna en menores de edad.

Hugo Pizzi también habló sobre la vacuna en menores de edad.

En un primer momento no se contempló la vacunación de menores, ¿pero qué tan importante es inocular ese rango para erradicar el virus?

Hubo dos situaciones biológicas que fueron muy curiosas. El virus original de Wuhan no era tan poderoso, era más bien frágil, y con un poco de disciplina podríamos haberlo llevado a su mínima expresión. Ese virus del 2020 a los niños y embarazadas no les hacía nada. Las variantes que surgieron agreden a niños y embarazadas. En los más menores produce un cuadro orgánico infamatorio que inclusive a veces aparece como reacción una vez que les dan el alta y, en cuanto a las embarazadas, este año hemos tenido que destinar hospitales enteros para su atención.

En torno a las mutaciones del virus, hoy en día se habla mucho de la variante Delta. ¿Qué tan peligrosa es?

La Delta tiene la característica de que se junta en nariz y boca mil veces más que el resto de las variantes. Entonces, cuando uno habla sin siquiera elevar el tono de voz, contamina al que está lado en pocos segundos. Es altamente contagiosa. Ya me lo dijo Anthony Fauci, un investigador norteamericano que hace poco se peleó con Trump: la variante Delta es tan contagiosa como la varicela o el sarampión. No tiene un poder letal como las otras, pero al ser tan contagiosa arrastra con todo lo que encuentre en su paso. Por ejemplo, el antivacunas peruano que ingresó a Córdoba con la Delta e hizo una bomba epidemiológica está internada con respirador artificial con neumonía bilateral y luchando por su vida.

Como internacionalista, ¿en qué quedó el reclamo por la liberación de patentes?

Ese fue un movimiento que iniciaron los indios junto a ochos países más, pero por otros temas, como antibióticos y demás medicamentos caros. Yo creo que eso va a seguir, pero en lo general a los grandes laboratorios les conviene más hacer donaciones que liberar patentes. Quizá con el tiempo pueda llegar a suceder. De todos modos, no es un problema que nos atañe. Nuestro gran problema es llegar a la inmunidad de rebaño. Yo estaba ilusionado con que íbamos a lograrlo en septiembre u octubre, pero el 30% de los que ingresan del exterior mienten en su declaración jurada y siguen contaminando. Hay un montón de sinvergüenzas y tramposos que nos atrasan y alargan nuestro confinamiento.

¿Cómo la ves a Argentina en comparación con otros países con respecto a la vacunación?

La gran ventaja nuestra es que nosotros tenemos laboratorios donde podemos hacer la vacuna, bajo la mirada minuciosa de los fabricantes originarios. Podemos fabricar con Hugo Sigman la de Oxford y en Richmond la Sputnik. El caso concreto de Sigman fue un contrato que se hizo con uno de los hombres más poderosos del mundo, el mexicano Carlos Slim, y por eso se demoró la vacuna. Ese tipo de convenios no nos conviene. Y por eso Vizzotti y Nicolini viajaron a Londres para poder fabricar todo en Argentina: vacuna y envase.

¿Qué podés resaltar en torno a la gestión de la pandemia?

Me ha gustado mucho la actuación de la Justicia Federal. En estos momentos hay muchos imputados por esparcir el virus. A varios le van a aplicar la ley 202 o 205 e ir presos. El Código Penal es claro cuando habla de quien “difuminare una enfermedad infecto contagiosa”. Tiene que haber escarmiento, sino la gente no entiende: sigue la fiesta y nosotros firmando certificados de defunción. Eso no es justo.

¿Se puede estimar un tiempo para la vuelta a la normalidad?

Es difícil. Mientras haya indisciplina, el virus entra y quiere persistir. Una vez que ingresa se reproduce como si fuese una fotocopia que va a mil de velocidad. Una sale torcida, otra sale oscura, otra al revés: eso es una mutación. Hay algunas que son intranscendentes y frágiles, que desaparecen así como nacen, pero también hay otras que son realmente contundentes. Ese es un resumen de un libro de epidemiología en mil hojas.

Dejá tu comentario