Alte Brown | albañilería | Mujeres |

Rompiendo estereotipos: Andrea y Celeste, las "albañilas" de Almirante Brown

Aprendieron del oficio y hoy trabajan en obras públicas. Su experiencia en un mundo comandado por los hombres y sus aspiraciones a futuro.

En los últimos años, las mujeres comenzaron una lucha por la igualdad, que poco se va ganando. Comenzaron a ocupar nuevos roles y se abrió camino para inspirar a muchas a dedicarse a profesiones u oficios que antes estaban prácticamente reservados para los hombres, entre ellos la albañilería.

Andrea Sánchez, vecina de Longchamps, y Celeste Centurión, de Glew, son un claro ejemplo de eso. Ambas adquirieron los conocimientos de la albañilería, y este año tuvieron la posibilidad de trabajar como parte de una cooperativa que decidió abrirle las puertas a las mujeres para trabajar en la construcción de obras públicas.

Cada una tuvo sus motivos. La primera en entrar fue Andrea, quien aprendió del oficio por su papá y tuvo la necesidad de trabajar para ayudar a su familia. Si bien admitió que no es su ideal y lo toma como una salida laboral en medio de un contexto difícil, aseguró que “siempre doy mi máximo potencial en lo que pueda”.

Audio y tomas.00_14_24_05.Imagen fija044.jpg

Algo similar le ocurrió a Celeste. Desde hace varios años se encuentra edificando su casa junto a su marido, quien es paciente de riesgo. El comienzo de la pandemia hizo que ella deba salir a trabajar para mantenerse y encontró la posibilidad de dedicarse a algo que le apasiona.

“Un día entré a Facebook y vi un anuncio que buscaba mujeres que supieran de albañilería para desempeñarse en obra pública. Mandé un mensaje creyendo que era una broma, porque es muy difícil que en este rubro a la mujer la tomen en serio, pero me invitaron a ver que ya había mujeres trabajando para que tome seguridad”, contó la vecina de Glew.

Audio y tomas.00_14_11_22.Imagen fija046.jpg

Ambas aseguran que este rubro no es fácil para la mujer, especialmente porque muchas no tienen posibilidades de entrar. “Podes tener problemas al momento de hacer una entrevista, porque los hombres llegan con más experiencia. Yo les dije que tenía experiencia pero no tenía como comprobarlo”, expresó Andrea. “Muchas veces es difícil que crean en la palabra de una mujer, pero de a poco una va demostrando en lo que se puede desempeñar y el equipo va tomando confianza”, agregó su compañera.

En cuanto la labor diaria, actualmente trabajan en la peatonalización de la calle Eugenio de Burzaco, en pleno centro de la localidad homónima. Las “albañilas” realizan algunos de los trabajos, aunque afirman que las tareas más pesadas las realizan sus compañeros.

Romper estereotipos: las “albañilas” de Brown

Andrea y Celeste se convirtieron en un ejemplo para muchas mujeres y reciben el apoyo de sus familias. “Mi madre me admira mucho porque ella dice que solo sabe cocinar”, contó Sánchez, mientras que Centurión mencionó que “hay muchas mujeres que tienen experiencia, y está bueno que vean a otras mujeres que las pueda impulsar a animarse”.

Con respecto a su futuro, cada una tiene su historia. Andrea aspira a juntar ahorro para comenzar una pequeña empresa relacionada con las motos, ya que tiene conocimientos de mecánica, herrería y soldadura. “Quiero hacer algo con las motos que me apasionan”, expresó.

Por su parte Andrea, quien siempre quiso estudiar Arquitectura, aseguró que le gustaría seguir en el rubro de la construcción pero destinado a las viviendas. “Hacer una casa es otro tipo de construcción y me encanta”, contó.

Dejá tu comentario