Alte Brown | Carne | Almirante Brown | consumo

Consumo de carne en Brown: "A veces es preferible ganar un poquito menos que no vender"

Luis Barroso trabaja en una carnicería de Almirante Brown y contó que las subas de precios hace que la gente consuma menos. Cómo afecta la crisis económica.

Este lunes, el Gobierno anunció que aplicará un cierre a la importación de carne, con el fin de evitar más subas y regular el precio de este alimento. Luis Barroso, quien trabaja en una carnicería de Almirante Brown, cuenta cómo es la situación actual de las ventas y cómo afectan los aumentos al consumo.

¿Cómo vienen con las ventas?

Últimamente vienen medio flojas, no como siempre. Hace tiempo que el consumo bajó bastante.

¿Qué cambios vieron en la forma de consumo de los clientes?

Muchas personas consumen lo que van comer en el día. Antes hacían compras grandes y se llevaban más para la semana o el mes, ahora son compras chicas y se llevan solo lo que van a comer ese día. Son muy pocos los que consumen, no hay compras grandes. Y muchos preguntan por ofertas y los cortes más económicos.

¿Qué es lo que más se lleva la gente, lo que más piden?

Las ofertas. Tenemos de bife, alitas, pata y muslo. También se llevan paleta y roastbeef, que son los cortes de carne más económicos.

Con respecto a los cortes más caros, ¿tienen demanda?

Si, salen parejo, pero son los que más se quedan. Trabajamos con algunas pizzerías y restaurantes que se los llevan a esos cortes para sus platos, si no los tuviéramos si bajaría más el consumo.

¿La gente común no los consume tanto?

Sí, pero en menor medida. Algunos consumen bola de lomo o cuadrada, que son los cortes más baratos de milanesas, y después lomo muy poca gente. Los que más lo llevan con los restaurantes o algún que otro cliente de hace tiempo que es exclusivo de esos cortes.

En cuanto a los precios, ¿hubo aumentos en el último tiempo?

Sí, varios. La semana pasada aumentó un 20% la carne, este martes aumentó de vuelta un 5%.

¿Y cómo impacta esto en los clientes?

Cuando son aumentos grandes si los trasladamos al mostrador. Cuando son chicos, ponele del 5% como ahora, no se traslada porque a veces es preferible ganar un poquito menos que no vender. Cuando empezás a aumentar y seguís subiendo los precios cada vez vendes menos.

¿Cómo los afecta a ustedes los aumentos?

Muchos, porque baja el consumo de carne. La gente las primeras semanas busca precios en todos lados y después vuelve a comprar. Hoy en día se fijan mucho precio, no tanto en la calidad. Hay gente que sí, pero hay muchos que solo se fijan en el precio.

¿Ves gente que entra solo a preguntar?

Si, vienen, te preguntan y se van. Otros preguntan y compran lo que ven barato. Es relativo. Cuando aumenta siempre preguntan, se van y por ahí vuelven.

¿Cómo son los precios en comparación con otras carnicerías?

Hay algunas que venden más barato, pero también cambia la calidad. Por ahí en vez de ser carne de novillo es de vaca o vaquillona. Pero a comparación de Capital, acá es más barato. Tengo dos clientes que vienen desde allá a comprar. Tienen familia acá, pasan de visitas y aprovechan para hacer las compras y llevarse. Acá el kilo de cuadrada sale $680, allá está $850 maso menos.

¿Se sigue consumiendo asado los fines de semana?

Eso se mantiene, no tanto como antes pero se sigue vendiendo. Viernes, sábado, domingo, son los días que más sale, porque la gente quiere tirar algo a la parrilla para pasar un tiempo en familia. Lo que más se llevan es asado, vacío, falda, tapa, tapa de asado o nalga, todo lo que sirva para cocinar a la parrilla.

Dejá tu comentario