Alte Brown | Enferyasos | paramédicos | proyecto

"Ser payaso es cosa seria": el proyecto "Enferyasos" trabaja para alegrar a pacientes delicados 

Fabián Liporace junto a su hijo, Tomás, y su compañera Marta Marucco, llevan adelante la iniciativa, con intervenciones en centros de salud de la región. 

“Siempre encontré en brindarle ayuda a alguien la mayor satisfacción, no hay nada que pueda mejorar lo que uno siente cuando otra persona le agradece un gesto con una sonrisa”, sostuvo Fabián Liporace, quien tiene 60 años, vive en Ituzaingó, es licenciado en enfermería y payamédico desde hace más de 15 años, cuando realizó un curso en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Se lo conoce como el payaso “Lipolim”.

Junto a su compañera Marta Marucco y su hijo Tomás, quien también aprendió a ser clown y ejerce como psicomotricista en el hospital “El Cruce” de Florencio Varela, creó un proyecto llamado “Enferyasos”, que surgió luego de la pandemia con el objetivo de que los pacientes no repriman las emociones y que puedan mejorar los aspectos de la salud mental que fueron afectados. El mismo fue presentado desde APEBA (Asociación de Profesionales de Enfermería de Buenos Aires) y propone que los pacientes realicen talleres de arte, como de música y dibujo.

“Lo que nosotros estamos buscando es trabajar para el nuevo paradigma social, que tiene otras necesidades, queremos fusionar la mirada de la enfermería como ciencia y el trabajo lúdico del payaso”, explicó Fabián y agregó que este proyecto ya se encuentra en desarrollo en Argentina, y que lo consideran “itinerante”, ya que van, dentro de sus posibilidades, a donde los llaman.

Además, comentó que presentaron la propuesta en España y que fue muy bien recibida por los colegas: “Estamos trabajando en un curso que es más profundo, la idea es brindarlo a partir de una plataforma web para capacitar a profesionales de enfermería de otros países, porque el hecho de ponerte una nariz y salir a jugar no te da las herramientas para trabajar en salud”.

image.png
Tomás Liporace, hijo de Fabián, es psicomotricista y participa de “Enferyasos”.

Tomás Liporace, hijo de Fabián, es psicomotricista y participa de “Enferyasos”.

Leé también: Curas en alerta por el robo de hostias en las iglesias: ¿Las usan para rituales de magia negra?

Hacer reír a un amigo con cáncer terminal: la experiencia de Fabián

En diálogo con El Diario Sur, Fabián Liporace, licenciado en enfermería y payamédico, compartió una de sus experiencias más recientes y fuertes dentro de su profesión, que fue la de acompañar a un amigo de toda la vida que sufrió un cáncer terminal.

“Cuando me pude acercar a él, lo hice con las herramientas que me brindó la payamedicina y la payateatralidad, así que nuestros encuentros se convirtieron en momentos de juego y alegría”, comentó y agregó que también fue así para su familia.

“Pasó de estar esperando la muerte a convertirse en una persona llena de vida hasta el momento en que tuvo que partir”, destacó.

La risa y la torpeza: cualidades del payaso

“Mi grandeza está en la torpeza, porque yo tengo que ser grande, mi función es que el otro se sienta grande y reconozca sus capacidades”, explicó Fabián Liporace, payamédico y enfermero, a El Diario Sur.

Mencionó que suele recorrer hospitales y escuelas especiales junto a un grupo de superhéroes, y que su rol es el de la torpeza: “Hablo con dificultades y camino en cuatro patas, todo con ingenuidad, a los chicos les encanta”.

Dejá tu comentario