Alte Brown | Adrogué | Fernando Marino | cadena perpetua

Crimen del repartidor en Adrogué: los acusados fueron condenados a prisión perpetua

Fernando Marino fue asesinado en 2020. Tres años después, la pareja acusada del crimen recibieron la pena de prisión perpetua.

Este martes se conoció el veredicto sobre la condena a la pareja de motochorros acusada de asesinar a Fernando Marino en Adrogué. El hecho ocurrió el 27 de julio de 2020, en plena pandemia. Ayer, tres años y tres meses más tarde se hizo efectiva la condena de cadena perpetua para los implicados.

La misma fue dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°9 de Lomas de Zamora sobre los acusados, un hombre de 28 años y una mujer de 32 años. La causa fue caratulada como "homicidio calificado criminis causae, robo calificado por el empleo de arma de fuego y tenencia ilegal de arma de guerra".

El crimen de Fernando Marino

Fernando era oriundo de Sarandí, partido de Avellaneda. Allí vivía con su novia. En pandemia logró comprarle una camioneta Renault Kangoo a su padre para poder trabajar como repartidor para una empresa que hacía envíos de compras realizadas por Mercado Libre.

Tan solo una semana pudo desempeñarse en su trabajo hasta que llegó el día de su muerte el lunes 27 de julio de 2020. Fue cerca de las 13 horas cuando Fernando se hizo presente en un domicilio de Adrogué para hacer una entrega. Allí una pareja de motochorros lo arribó e intentó asaltar.

PnmETmXIP_720x0__1.jpg
Fernando Marino tenía 28 años cuando fue asesinado por motochorros en Adrogué.

Fernando Marino tenía 28 años cuando fue asesinado por motochorros en Adrogué.

Imágenes tomadas por una cámara de seguridad del lugar capturó el momento en el que Fernando se arroja del vehículo visiblemente herido: una bala atravesó su pulmón y le causó un shock hipovolémico. "Estoy con una herida de bala", es lo último que se le escuchó decir a Fernando que quedó tendido en el suelo sobre la calle Italia al 1000 mientras la Kangoo continuó varios metros hasta impactar con otro vehículo estacionado.

Ante la situación, vecinos del lugar llamaron al 911, pero como la ambulancia tardó en llegar, fue un patrullero quien trasladó a Fernando al hospital Meléndez de Adrogué. Aún así, al llegar al centro médico el joven de 28 ya se encontraba sin signos vitales.

A la pareja sospechosa llegaron en 48 horas tras identificarlos por las cámaras. La moto que usaron, una Yamaha MT03 azul y negra, sin patente, fue prendida fuego tras el homicidio. Cuando detuvieron a los motochorros, les encontraron una pistola calibre 9 Browning con la numeración suprimida (el arma homicida nunca apareció) y un casco gris que fue reconocido como el que solía usar uno de los condenados.

Leé también

Ataque motochorro en Lanús: le robaron el auto a una familia que iba con un bebé

Dejá tu comentario