almirante brown

Matías Sosa, del club Arzeno a la primera de Temperley

El jugador oriundo de Burzaco fue convocado para realizar su primera pretemporada con la máxima categoría del Gasolero.
viernes, 10 de enero de 2020 · 14:45

Matías Sosa es un joven de 18 años oriundo de Burzaco. Desde pequeño comenzó a jugar al fútbol en Arzeno, el club de su barrio, con el sueño de llegar a convertirse en jugador profesional. Y ese sueño comenzó a cumplirse este año, al ser convocado para sumarse a la pretemporada de la Primera de Temperley.

El juvenil, quien juega como delantero en la Reserva, fue uno de los elegidos por el técnico Walter Perazzo para viajar a Tandil y formar parte de los entrenamientos con el plantel mayor del Celeste, club en el que juega desde las infantiles.

"La vivo muy feliz día a día. Cuesta, son esfuerzos grandes, pero siempre feliz y positivo porque es lo que siempre soñé tener, esto y más", contó Sosa en exclusiva con El Diario Sur.

El tradicional bautismo que se realiza a los jugadores que debutan en la Primera.

Desde hace unos días ya se encuentra formando parte del plantel, y destaca al grupo que lo ayuda en su primera experiencia en esta categoría: "Es lindo en todo sentido, hay buena gente, todos siempre algún que otro consejo te dan y eso ayuda mucho. Muchas veces las primeras experiencias te juegan en contra con los nervios, pero con el tiempo todo se arregla y cada vez se disfruta más".

Si bien desde pequeño viste la camiseta del Gasolero, Matías nunca dejó de lado a Arzeno, el club al que llegó con apenas 6 años y en donde no sólo dio sus primeros pasos en el fútbol, sino que además tuvo la dicha de formar parte de la recordada categoría 2001 que se retiró campeona en la liga de ADIAB.

"Era chiquito en lo físico pero con mucha dinámica y potencia, era uno de los goleadores. Desde el primer día que vino al club con su mamá ya te dabas cuenta que iba a hacer diferencia", contó Ezequiel, quien fue entrenador de Sosa en el club de Burzaco.

Matías en su paso por el club Arzeno.

Sosa destaca su paso por ambos clubes, que le permitieron llegar a lo que es hoy: "Arzeno por un lado me enseño a que lo más divertido era jugar al fútbol, que no había otra cosa mas linda que los amigos y la pelota. Y Temperley fue un empujón más para el desarrollo futbolístico, ahí aprendí muchas cosas. Los años en el club me fueron formando bastante bien por eso hoy estoy donde estoy".

Mientras tanto, desde el club de Burzaco se mostraron contentos por el progreso de uno de sus chicos. "A nosotros nos llena de orgullo, sobre todo por el sentido de pertenencia que tiene. Esa categoría se retiró y todos los años él está en el club. Después se tendrá que mantener, pero nos llena de orgullo porque es un producto genuino nuestro", dijo Ezequiel.

Tras participar de su primera convocatoria en la Primera, es joven browniano sueña con que llegue pronto la posibilidad de tener su debut. "Con un poco más de esfuerzo se puede lograr. Estoy a sólo un paso de lograr mi sueño y el de toda mi familia",  expresó con emoción.

Comentarios

Otras Noticias