Alte Brown | Adrogué | Silvia Matarazzo | Inés Luna

Silvia Matarazzo e Inés Luna, dos profesoras de zona sur que cuentan historias y siguen haciendo escuela

Integran el grupo "Las Cuenteras de La Margarita Blanca", en Adrogué. Llevan sus relatos por escuelas, jardines y centros de salud.

El ritual clásico de la narración oral, que se cultiva desde hace milenios, tiene en la zona sur del conurbano a un grupo de exponentes que perfeccionan su técnica y llevan sus relatos por escuelas, jardines de infantes, hospitales y geriátricos. Son “Las Cuenteras de la Margarita Blanca”: 15 lectoras que tienen como punto de reunión a la Biblioteca Popular La Margarita Blanca de Adrogué.

Entre ellas se destacan dos profesoras de lengua y literatura que, a lo largo de las últimas décadas, han dejado una huella en miles de estudiantes secundarios de la región: son Silvia Matarazzo, de Longchamps, e Inés Luna, de Temperley.

cuenteras margarita blanca.jpg
El grupo

El grupo "Las cuenteras de la Margarita Blanca".

“El grupo de lectoras se formó hace ya seis años en Adrogué. Empezamos en un taller de narración y tuvimos dos coordinadoras, pero ahora seguimos por nuestra cuenta, por videollamada durante la pandemia”, asegura ante El Diario Sur Silvia Matarazzo, de 73 años, que está jubilada y como docente pasó por instituciones como la secundaria 75 de Don Orione, la 34 de Glew, el Colegio Regina de Calzada y el San José de San Vicente.

“Extrañaba el colegio y estaba buscando alguna actividad. Y la narración me permitió mantener la pasión por la literatura y el contacto con los chicos, que son mis preferidos para contarles cuentos”, apunta Silvia.

silvia matarazzo.jpg
La profesora Silvia Mattarazzo, del grupo

La profesora Silvia Mattarazzo, del grupo "Las Cuenteras de la Margarita Blanca", de Adrogué.

Inés Luna, de 68 años, también detenta una vasta trayectoria como docente. Dice que su primera suplencia la consiguió cuando la maestra Loreley Fazzone quedó embarazada: ese bebé era Martín Insaurralde, el intendente de Lomas de Zamora.

En cinco décadas de carrera, Inés trabajó en escuelas públicas y privadas de la región, como el San Albano de Lomas, el Sáavedra de Monte Grande, la Técnica de Temperley y el Comercial de San Vicente. Ahora da clases en el Instituto Terciario 99 de Alejandro Korn. Y para despuntar el vicio, lee cuentos con el grupo de la biblioteca La Margarita Blanca de Adrogué.

“Empecé con el taller antes de jubilarme porque pensé que para poder enseñar literatura hay que saber narración. Los chicos muchas veces dicen que leer les aburre, entonces hay que venderles los libros, contarles una partecita para que se entusiasmen y quieran seguir en sus casas”, sostiene Inés.

profesora ines.jpeg
Inés Luna, profesora de lengua y literatura que ahora

Inés Luna, profesora de lengua y literatura que ahora "despunta el vicio" con la narración oral.

Y agrega: “Desde la época primitiva, una vez que los hombres terminaban de trabajar se ponían alrededor del fuego a contar historias, para entretenerse, para aprender y para mantener unida a la comunidad. Y después se iban a hacer hijitos, como les digo a mis alumnos. Ese encuentro es irremplazable”.

Dejá tu comentario