Berazategui

Imputaron a los médicos que le amputaron la pierna equivocada a una jubilada

PAMI suspendió todas las cirugías traumatológicas en el Nuevo Sanatorio Berazategui "de manera preventiva".
jueves, 25 de julio de 2019 · 12:36

Tanto el traumatólogo que participó de la operación en la que le amputaron a una mujer diabética de 66 años su pierna sana, como el cirujano cardiovascular del Nuevo Sanatorio Berazategui, fueron imputados por “lesiones culposas”, de acuerdo a lo informado por la fiscal del caso Karina Santolín.

De acuerdo a lo informado , la decisión fue tomada luego de que tras un allanamiento al centro de salud se secuestrara la historia clínica de la paciente, de nombre Magdalena Leguizamón.

Se trata del traumatólogo Gonzalo Cardozo y el cirujano cardiovascular Rafael Mariano Rico, quien, según declaró una de las hijas de la paciente, fue el médico que dirigió la operación.

Por otro lado, el día de ayer el Programa de Atención Médica Integral (PAMI), a la que estaba afiliada Leguizamón, emitió un comunicado para informar que “suspendieron de manera preventiva todas las cirugías traumatológicas programadas de afiliados del PAMI en el Nuevo Sanatorio Berazategui y derivará a los pacientes afectados para que sean intervenidos en otros prestadores de la zona”.

La mujer debía someterse a una intervención programada en la que le amputarían gran parte de la pierna derecha hasta la rodilla. Ya había perdido el pie de esa misma extremidad en una operación previa. La familia de la paciente se percató del error en el momento en el que fueron a ver a la paciente tras la cirugía.

Por su parte, desde el sanatorio no hicieron referencia a ningún tipo de malapraxis, sólo a una intervención llevada a cabo en la institución "por complicaciones en su patología de base" (diabetes). En el escrito difundido a los medios desde el centro médico, también se menciona que la paciente fue "derivada por pedido de su familia", pero no asume responsabilidad alguna.

De acuerdo a lo expresado por una de las hijas de la jubilada ante los medios, desde la clínica en la que se encuentra actualmente internada la mujer le habrían dicho que según su diagnóstico, la pierna no debería haber sido amputada. Esos datos aun no son concluyentes y serán determinados por quien corresponda teniendo en cuenta el historial médico de la paciente.

Tras la denuncia la investigación quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°7 de Berazategui. Según lo informado por la fiscal Santolín, los médicos podrán seguir ejerciendo hasta que se llegue a una resolución. También indicaron que en caso de ser declarados culpables la pena del delito es de entre 1 mes y 3 años de prisión, pero puede ser excarcelable. Podrían incluso recibir una inhabilitación de ejercer la medicina por el periodo máximo de cuatro años.

Comentarios