Columnista | Policía | femicidios |

Todos los problemas, son problemas de educación

Haber duplicado las penas y condenas para los casos de femicidios no alcanza. El desafío podría empezar por los nuevos padres y madres, educar desde el minuto 0 en la fortaleza que puede ser aprender de las diferencias.   

(Domingo Faustino Sarmiento 1811-1888, y en el 2000 también)

Con solo siete semanas de 2021 en la Argentina sucedieron más femicidios que días transcurridos del nuevo año (uno cada 20 horas). Los nombres propios cambian, el dolor por las consecuencias no.

Cada vez que una mujer muere asesinada por un hombre relacionado (pareja o ex pareja) nos pone en debate como género y también como sociedad. Haber duplicado las penas y condenas para los casos de femicidios no alcanza; las múltiples marchas y acciones de los movimientos de mujeres no alcanzan; la instalación de las comisarías de la mujer no alcanzan; la creación del Ministerio de la Mujer y la Diversidad no alcanza; impulsar nuevas fiscalías especializadas de género y familia en distintas órbitas de la Justicia no alcanza; las perimetrales y los botones antipánico tampoco alcanzan. ¿Nada alcanza? Mientras nombres propios (no estadísticas) nos golpeen día a día, la respuesta es solo: NO. No alcanza. Tal vez podamos empezar por cambiar algo desde el jardín de infantes, incorporando los conceptos que los adultos no podemos resolver con leyes ni decisiones administrativas. El desafío podría empezar por los nuevos padres y madres, educar desde el minuto 0 en la fortaleza que puede ser aprender de las diferencias, para que cuando llegue el momento de la educación formal el sistema educativo haga su parte.

Úrsula Bahillo había denunciado tres días antes de ser asesinada, que su expareja, la había amenazado en la calle, y había reclamado un botón antipánico (que no llegó). "Pará todo, porque voy a hacer cagar a tu mamá, no te metas con mi familia porque andan en la pesada", fue la amenaza que Martínez le realizó a la joven, según Úrsula había denunciado el 5 de febrero ante la policía local. En la denuncia consta que este hecho sucedió cuando la mujer de 18 años iba en su moto y Martínez la interceptó con su auto. Según la denuncia, el policía la increpó preguntándole por qué lo había denunciado, aunque ella por "miedo" se retiró del lugar sin decirle nada "antes de que le haga algo". Tres días después Martinez llamó por teléfono a su tío: “me mandé una cagada”, le dijo. Esa cagada fue terminar con la vida de Úrsula a cuchilladas. Crónica de una muerte anunciada, que formará parte de la estadística hasta que encontremos “una llave” que SÍ alcance.

Elijo compartir tres noticias.

1. Esta semana sorprendió el alcalde de Miami, Francis Suárez, que propuso pagar a sus trabajadores municipales y recaudar impuestos en bitcoin, ampliando una campaña para promover las criptomonedas. De este modo busca permitir que los trabajadores de la Ciudad de Miami elijan recibir todo o una parte de su salario en bitcoin. En su propuesta también propuso permitir que los vecinos paguen los impuestos a la propiedad (y otros impuestos locales), en criptomoneda. ¿Será un ensayo en escala del nuevo orden de la economía mundial?

2. De acuerdo a los datos reportados al viernes último, a lo largo del planeta se contagiaron de Covid-19 107.662.275 personas, mientras que se produjeron 2.363.918 muertes por la enfermedad y 60.206.566 infectados ya lograron recuperarse. Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado por la pandemia, donde el coronavirus ya dejó 474.988 víctimas fatales, con 27.271.881 casos confirmados. India ocupa el segundo puesto con10.871.294 personas contagiadas y 155.360 decesos, mientras que Brasil, en el tercer escalafón, sumaba 9.659.167 pacientes infectados y 234.850 fallecidos.

3. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el ministro de Seguridad, Sergio Berni, aprovecharon un acto oficial de entrega de patrulleros en Florencio Varela para cuestionar el reclamo de un sector de la policía de la provincia de Buenos Aires, y afirmaron que detrás del pedido de mejoras salariales lo que está en disputa “es una caja millonaria, a través de la sindicalización policial. Estamos transformando la policía de la provincia de Buenos Aires, va a llevar tiempo, pero lo estamos haciendo, equipando y empezando a equiparar los sueldos con los de las fuerzas federales. Pedimos a nuestra fuerza algo simple y sencillo: dentro de la ley, todo; fuera de la ley, nada. Nosotros estamos cumpliendo, esperamos la misma conducta de nuestra fuerza policial”, aseguró Kicillof. ¿Se trata de ponerle el cascabel al gato? Casi todos los gobernadores bonaerenses se enfocaron en intentar encauzar la sinuosa policía provincial. Sin embargo pocos lo plantearon con la crudeza de Kiciloff, que denuncia que están atrás del dinero de “una caja millonaria” y casi implorando les pide que se apeguen a ley... (a los policías. Sí, leíste bien).

Buena semana.

Dejá tu comentario