San Vicente

Un informe desmiente el relato del Gobierno con las rutas y la 58 es el mejor ejemplo

Elaborado por Vialidad Nacional, el estudio marca que el promedio de obras viales durante el gobierno de Cambiemos es ampliamente inferior al del kirchnerismo.
jueves, 11 de julio de 2019 · 10:30

Mauricio Macri posa en cuchillas en el recientemente inaugurado Paseo del Bajo de la Ciudad de Buenos Aires y golpea el suelo. “Esto es real”, dice con entusiasmo. La escena fue repetida por la comunicación oficialista a tal punto que ahora forma parte de los spots de la campaña de cara a las PASO. En Juntos por el Cambio buscan poner el foco en las obras públicas de su gestión, confrontando con el kirchnerismo, al que acusan de corrupto e ineficiente para la construcción de rutas, puentes y caminos.

Pero un informe realizado por técnicos de Vialidad Nacional y difundido por el Sindicato de Trabajadores de Vialidad pone en jaque el “relato” macrista. Con un detalle del estado de las rutas provincia por provincia, el diagnóstico del sindicato es que el gobierno de Macri produjo “uno de los peores momentos de la historia de la Dirección Nacional de Vialidad”. La ruta 58 de Canning es uno de los ejemplos claros.

El informe de 84 páginas traza una comparación entre el promedio de obras de la administración de Cambiemos con las del kirchnerismo. Durante el gobierno kirchnerista se licitaron, en promedio, 168 obras en rutas por año. Durante el gobierno de Mauricio Macri, las obras licitadas en el promedio de los tres primeros años de su gobierno, fueron 31 por año. Si se lo mide en kilómetros, el promedio anual de los Kirchner fue de 7.840 kilómetros licitados, mientras que en el gobierno actual es de 1.877. Y las mismas relaciones aparecen cuando se toma a las obras iniciadas (162 en la etapa anterior versus 67 en la de ahora) y terminadas (113 contra 57).

En ese marco, la demora en inaugurar la obra de ensanchamiento de la ruta 58 en Canning ya supera los 1.350 días. En febrero de 2016, la gobernadora María Eugenia Vidal había visitado los trabajos junto al intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, para anunciar que en noviembre de ese año la obra estaría terminada. Ya pasaron, desde entonces, más de mil días.

La obra para construir la doble mano está proyectada para apenas 4,3 kilómetros. Es el tramo que va desde la Rotonda de la Mujer hasta el cruce con la ruta 52. Según los datos oficiales, 11 mil autos por día pasan por la 58. Se trata de un acceso fundamental: divide Esteban Echeverría de Ezeiza, es la columna vertebral del corredor verde de countries de Canning y conecta a San Vicente y Presidente Perón con las autopistas Richeri y Ezeiza Cañuelas.

En el informe de los técnicos de Vialidad, la construcción de autopistas deja al descubierto uno de los flancos más débiles para el Gobierno, según el informe. “A fines del año 2015 se encontraban en ejecución más de 1000 kilómetros de autopistas y desde dicho año solo se terminaron 240 km. Pero la gran parte, 150 kilómetros de los 240, ya estaban construidos o en etapa final de construcción por la Provincia de Córdoba, que luego abonó Vialidad Nacional”, asegura.

Desde el punto de vista económico, el Gobierno de Macri había pujado por aumentar la inversión en obra pública en sus dos primeros años de mandato, en especial de cara a las elecciones de medio término de 2017 en las que ganó. Pero la crisis financiera que se desató en abril de 2018 (la peor en Argentina después de 2001) hizo que la administración buscara recursos en el Fondo Monetario Internacional. El programa acordado con el organismo de crédito puso el foco en la reducción del déficit fiscal, que para este año debería quedar equilibrado. Uno de los resultados de esa política es la desaceleración de la construcción de caminos. La ruta 58 es el mejor ejemplo.

Comentarios