Esteban Echeverría | boxeador | villa | Sebastián

Del drama de la villa a la ilusión en el ring: un boxeador de Monte Grande que da pelea en la vida

Se crio en la Villa 21-24 de Barracas y Nueva Pompeya, llegó a Monte Grande de adolescente y hoy está cumpliendo su sueño como boxeador profesional.

Sebastián Cabaña tiene 29 años, es boxeador profesional y llegó a los 15 a Monte Grande para escapar de una cruda realidad: “Yo vivía con mi mamá en la Villa 21 de Barracas. Ahí las pasamos todas. Hubo noches y mediodías que era tomar té con pan. Juntábamos la moneda que traía mi padrastro para poder poner una reja o una puerta”.

La Villa 21-24 está ubicada en la Comuna 4 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires abarcando los barrios de Barracas y Nueva Pompeya. Allí Sebastián vivió con su familia, pero siempre destaca María Ester Barrios, su mamá: “Siempre se las rebuscó para que no nos falte el pan. Gracias a Dios, siempre mi vieja lo dio todo. Hoy en día agradezco a la vida que hayamos salido de ahí porque no sé qué hubiera sido de mi vida”.

sebastian cabañas 05.jpg
Sebastián Cabaña es un boxeador de Monte Grande que está comenzando sus primeros como profesional tras una dura infancia en la villa.

Sebastián Cabaña es un boxeador de Monte Grande que está comenzando sus primeros como profesional tras una dura infancia en la villa.

Sebastián entrena por la tarde y por la mañana trabaja en un depósito de logística. Hoy hace un repaso en lo que va de su vida y no deja de agradecer este momento: “Tengo un laburo en blanco, soy boxeador, tengo una familia que formé, mis viejos están bien y con laburo. A veces vuelvo a la villa porque tengo parientes ahí y cuando quiero averiguar por mis amigos que estaban allá están todos muertos o presos”.

Comenzó a entrenar de grande, a los 22 años, cuando ya tenía un trabajo y podía afrontar los gastos: “Arranqué a entrenar en Alsina al 60 (Sociedad de Vecinos de Alem) porque cuando sí podía pagarme las cosas. Vi el ring y me atrapó, iba todos los días. Un día Ramón Barrios, mi entrenador actual, se me acercó y me dijo si quería empezar a pelear y yo sin noción de nada le dije que sí”.

Tras un tiempo de entrenamiento comenzó a pelear de manera amateur, donde ganó en 30 oportunidades y perdió 15 veces, todas por puntos. Hace poco consiguió la licencia profesional como boxeador para el peso Welter y ya lleva dos victorias en dos peleas, una por nocaut y una por puntos. Ya tiene arreglada la tercera para el mes que viene con rival a definir, de la mano de la promotora del ex boxeador y campeón del mundo Marcos Maidana, Chino Maidana Promotions.

Sebastian cabañas 01.jpg
Juanto Alejandra Jara, su mujer desde hace seis años, tiene una hija de un año y dos meses, Alma.

Juanto Alejandra Jara, su mujer desde hace seis años, tiene una hija de un año y dos meses, Alma.

Sebastián Cabaña le agradece al boxeo por ser quién es hoy: “Te da todo, me ayudó en todo. Vivía en la joda, vivía en la droga, vivía en la que andan todos. Gracias al boxeo, no te digo que soy un santo, pero me ayudó a salir de todo. Me enseñó de respeto y disciplina”.

Hace un año y dos meses que es padre junto con Alejandra Jara, su mujer desde hace seis años: “Almita (su hija) me cambió la vida. Te hace pensar las cosas de otra manera, te abre instintos y fue lo mejor que me pudo pasar en la vida. Todo lo que haces y generas es para poder darle todo y que no le falte nada”.

Dejá tu comentario