Esteban Echeverría | crisis | Monte Grande | reparación

Oportunidades en la crisis: la ventaja de los "arregla-todo" que tienen cada vez más trabajo

Los altos precios de los productos nuevos hicieron que en el último tiempo la demanda de los expertos en tapizado, compostura de calzado o reparadores de muebles haya aumentado. Testimonios de la zona.

El mantra que reza que las crisis generan oportunidades se cumple a rajatabla con el gremio de “los arregla todo”. Especialistas en la tapicería en general, la compostura de calzado o la reparación de muebles, ellos se mueven en las recesiones económicas como pez en el agua. El Diario Sur buscó a tres “arregla todo” de Monte Grande para que cuenten en primera persona su envidiable habilidad.

Florencio Soto, quien se dedica a la compostura de calzado en su local “Soto”, ubicado en Nuestras Malvinas 1206, es uno de ellos. “Ahora más que nunca la mayoría de las personas prefieren arreglar lo roto en vez de comprar algo nuevo. Las zapatillas se fueron a las nubes y sale más barato arreglar”, confesó el arreglatodo de Florencio, que además de recomponer zapatillas también se especializa en restaurar camperas, carteras, borcegos y zapatos.

“Un parche para reparar una zapatilla rota en uno de los costados puede valer entre $200 y $300. Un cambio de suela de una zapatilla de marca puede estar entre $1800 y $2000, eso depende de la talla. A partir del 45 no se consigue fácil y hay que pedirlo con anticipación”, detalló Soto, que resalta las ventajas de contratar su trabajo: “Una zapatilla de Nike puede estar $15.000 o $20.000. Si alguien viene con una zapatilla vieja de esas y está rota, yo puedo arreglarle por $2000. Es una diferencia”.

Florencio Soto.jpg
Florencio Soto, uno de los arreglatodo que aprovecha la crisis para recomponer calzados.

Florencio Soto, uno de los arreglatodo que aprovecha la crisis para recomponer calzados.

En la tapicería “Alejandro”, ubicada en Cervetti 569, Esteban Pereslindo atiende el comercio junto a su padre hace más de 28 años. “Siempre tenemos mucho trabajo, pero últimamente veo que la gente se la rebusca un poco más y arregla lo que tiene. Comprar un juego de sillas nuevo sale una fortuna. Es abismal el precio que hay entre tapizar algo y comprarlo de cero”, confiesa Esteban, quien además de restaurar sillas y sillones también repara asientos y alfombras de vehículos: “En el caso de los autos, si hay una parte que está rota, se arregla solo eso. No se retapiza todo completo. La gente quiere gastar lo menos posible”.

En Enrique Santamarina 290 se encuentra “Trevi Muebles”, otro negocio que integra el gremio de los “arregla todo”. Martín Palomo, uno de los dueños, revela que “mucha gente repara sus muebles añejos porque se volvió moda lo vintage”, aunque a veces con muebles nuevos que se rompen “no valga mucho la pena” la restauración: “Ese tipo de muebles no tiene una carga emotiva y ni siquiera sobresale de cualquier otro que se pueda encontrar en el mercado. Además, no hay diferencia en costos en restaurar un mueble nuevo que se haya roto y fabricar uno desde cero, ya que una restauración de un mueble nuevo que se haya roto es costosa y lleva bastante trabajo. Un mueble de antes, que se encuentre en la casa de la abuela, sí vale la pena”.

Lee también

Más de 10 millones de vacunas llegarán en las próximas semanas

Una mujer torturó y mató a su tío: la detuvieron por una causa narco

Un motivo para volver a lo vintage

La moda por lo vintage es un fenómeno mundial. Muchas marcas actuales, de hecho, lanzan productos “retro” por ese motivo. Y entre las ventajas de agregar lo viejo, muchos sacan provecho para sumarse a la movida. “Estos últimos años me di cuenta de que la gente repara muchas sillas o sillones antiguos porque se volvió moda lo vintage, y además es muy caro si se lo compra a un tercero”, reconoce Esteban de “Tapicería Alejandro”. Ese mismo pensamiento tiene su colega arreglatodo Martín Palomo, de “Trevi Muebles”: “Mucha gente que encuentra un mueble en lo de la abuela decide restaurar esos muebles, que son los tipos de muebles que valen la pena restaurar. Todo lo que es vintage está de moda”.

Tapicería Alejandro 1.jpg
Las crisis generan oportunidades incluso para volver a lo vintage.

Las crisis generan oportunidades incluso para volver a lo vintage.

Dejá tu comentario