SOCIEDAD

"Capitán Ezeiza", un vecino súpersolidario

Ayuda a personas en situación de calle, puso en marcha su merendero y colabora con geriátricos, orfanatos y centros de discapacitados.
viernes, 07 de junio de 2019 · 15:27

Juan José Matías Cayuela es vecino de Ezeiza. Trabaja como chofer y lleva una vida común y corriente. Sin embargo, hay algo que lo diferencia del resto: tiene un súper poder. El don de este vecino, que según él lo heredó de su padre, y este de su abuelo, es sacarle una sonrisa y darle una mano a quien lo necesite. Lo hace gracias a su voluntad diaria, a su humildad, y a su traje de superhéroe, que le da nombre cuando lo viste: “Capitán Ezeiza”.  

Él llama “aventuras” a sus acciones solidarias, y cada una de ellas ciertamente lo es. Desde hace ocho años se embarca en distintos proyectos para colaborar con sectores postergados de la sociedad: algunos necesitan un plato de comida, otros ropa, o tal vez solamente una sonrisa y un abrazo.  

“Yo tuve una adolescencia con problemas de adicción. Estuve internado en una granja durante dos años, la pase muy mal y cuando salí de alta me dije ‘bueno, tengo que hacer algo para devolverle a la sociedad todo lo que me dio’. A mí me ayudaron mucho durante mi tratamiento, todo el mundo me dio fuerzas para que salga adelante”, cuenta el Capitán desde el living comedor de su casa, donde hay tantas cajas listas para ser donadas como muebles. En un sector más apartado, específicamente utilizado para las donaciones que recibe de otros vecinos, hace puntas de pie y estira su mano intentando tocar el techo: “Una vez llegaron hasta acá las cajas, no teníamos más donde ponerlas”, recuerda.  

El merendero que lleva adelante el Capitán Ezeiza empezó hace un año y medio atrás, con un formato algo distinto a lo que es hoy. “Actualmente asistimos a unas 30 familias, que son en su mayoría numerosas, y que casi todos sufren del desempleo. Esto fue y es desde siempre apolítico, no hay promesas ni chamuyo”, explicó el vecino.   

El Capitán recibe ayuda de muchos vecinos que colaboran con su causa, y también reconoce que muchas personas quieren aportar económicamente: “A las personas que nos quieren ayudar con dinero les pido que se crucen a un supermercado y compren leche o algún alimento no perecedero, por lo menos hasta que podamos darle forma a la Fundación, que es un sueño”. Este es el próximo gran paso que buscará dar este superhéroe local, que luego de años de trabajo desinteresado no ha perdido ni un poco el entusiasmo por lo que hace.  

Esta semana, además, comenzó una distribución de viandas calientes para las personas en situación de calle, que en su mayoría llegan al final del día sin poder cenar. “Ese platito de comida es algo muy importante. Ya fui recibiendo fideos y salsa de tomate como para empezar con algo, momentáneamente lo vamos a estar haciendo una vez por semana hasta tener un poco más de alimento para todos”, explicó.   

10
1

Comentarios