Ezeiza |

Un camión repartidor de leche fue asaltado dos veces en 15 días en plena cuarentena

Ingresaron al playón cuando nadie vigilaba y se llevaron la mercadería y las baterías del vehículo. Indignación del dueño.

La cuarentena ya lleva más de 2 meses activa en el conurbano y si bien, muchas personas acataron la orden de guarecerse en sus casas, siempre existen excepciones y algunos aprovecharon el poco movimiento que hay en las calles para salir a delinquir impunemente.

Con este panorama, un camión distribuidor de leches en la zona de Ezeiza, Tristán Suárez y Carlos Spegazzini fue asaltado dos veces en menos de 15 días. La primera vez el martes de la semana pasada, mientras que este miércoles volvió a sufrir un robo.

Los delincuentes ingresaron al playón de un supermercado ubicado en la calle Gaddini, en el cual los repartidores guardan el camión, forzaron y palanquearon las puertas para luego llevarse gran parte de la mercadería y las baterías del acoplado.

“Esta situación te da impotencia, porque mis empleados se levantan todos los días a las 4 de la mañana para poder llevarle la leche a todos los chicos de Ezeiza, Tristán Suarez y Spegazzini, y que a nadie le falte mercadería en cuarentena”, explicó Pablo Livetti, dueño del camión y encargado de la distribución de la leche.

“Desde que empezó la pandemia no hubo un solo día que hayamos dejado de distribuir en la zona”

Pese al inconveniente que generó el robo, que ya fue denunciado en la Comisaría Segunda de dicha localidad, Pablo aseguró que los repartidores pudieron llevar a cabo la distribución: “Los chicos del supermercado les prestaron unas baterías y fueron a hacer el reparto igual para que nadie se quede sin leche”.

Pablo no logró ocultar su indignación por lo ocurrido en el marco de la cuarentena. “Mi bronca radica en que no nos dejaron trabajar tranquilos y vieron la oportunidad de llevarse mercadería perjudicando a la gente que está haciendo el esfuerzo para poder llevarle el vaso de leche a todos los chicos de los barrios”, admitió y añadió: “Hace 25 años que estamos en la zona y nunca tuvimos robos, no sé porque ocurrió ahora. Es muy raro todo, ojalá encuentren a los sinvergüenzas que aprovecharon esta situación para delinquir”.

El hombre de 47 años culminó con su relato con la esperanza de poder recuperar las baterías e identificar a los delincuentes. “Por suerte había cámaras y espero que hayan captado las caras así la policía los puede atrapar”.

Dejá tu comentario